La fiscal Anticorrupción Concepción Sabadell, en su informe final en el juicio del caso Gürtel - EFE

La Fiscalía lamenta la «costosa reparación social» de la actuación de la trama Gürtel

Anticorrupción ve acreditado que Ana Mato se benefició de los regalos de la red

MadridActualizado:

La Fiscalía Anticorrupción lamenta el daño causado en la sociedad española por la trama Gürtel, una red corrupta que colonizó numerosas administraciones del Partido Popular en los años previos a la crisis, cuando el país despegaba hacia su cota de bienestar.

Los 37 acusados –empresarios, políticos y funcionarios corruptos y corruptores– «atentaron contra el Estado de Derecho», y su actuación será de «muy costosa reparación social». Esa fue la conclusión global del Ministerio Público en su informe final, la fase del juicio oral en la que expuso sus tesis definitivas sobre la causa y que se extendió durante tres jornadas.

Daño a la confianza

«Se han acreditado hechos de extrema gravedad», expresó la representante del Ministerio Público, que solicita la pena más alta para el cabecilla de la trama, Francisco Correa, para quien solicita 125 años de prisión. Para el antiguo tesorero del PP, Luis Bárcenas, pide 39 años y medio de cárcel. Es la primera vez que Bárcenas –que permaneció en prisión de forma preventiva un año y siete meses– se sienta en el banquillo acusado por su actuación.

Esta vista oral a punto de quedar vista para sentencia es el primer gran juicio a la trama Gürtel. Enjuicia las actividades de la red en la llamada primera época, entre 1999 y 2005, en las regiones de Castilla y León, y Madrid, y los municipios de Estepona, Pozuelo de Alarcón, Majadahonda y Madrid.

La gravedad de lo sucedido también se debe a la normalidad con la que la corrupción se instaló en las administraciones del PP, señaló ayer la fiscal Concepción Sabadell. Las irregularidades «se realizaron como un modo ordinario de contratación pública en distintas administraciones gobernadas por el PP». «Los acusados con su reiterada actuación y penetración en la Administración consiguieron que esos mecanismos viciados en la contratación pública se consolidaran como un problema estructural con graves repercusiones en la confianza de los ciudadanos», expuso la fiscal. Los métodos incluyeron adjudicaciones irregulares a las empresas de Correa, con un beneficio «notoriamente superior» al habitual; sobornos con dinero en efectivo y viajes; comisiones para funcionarios; o apoderamiento de fondos públicos; entre otras fechorías.

Anticorrupción acusa a los miembros de la trama de violar todos los principios que rigen las adjudicaciones públicas: «equidad, integridad, responsabilidad e igualdad ante la ley».

En su conclusión, la Fiscalía también consideró «acreditado» que la exministra de Sanidad Ana Mato se benefició «de los fondos obtenidos por la actividad delictiva» de Jesús Sepúlveda, su exmarido, antiguo alcalde de Pozuelo de Alarcón y parte de la trama. La fiscal desmontó ayer las explicaciones de Mato, que trató de convencer al tribunal de que llevó unas cuentas y pagos separados de su exmarido.

La representante del Ministerio Público se refirió, entre otras pruebas, al regalo de un vehículo por la Gürtel a Sepúlveda, un Range Rover de «renting», que se abonó contra una cuenta de la que eran titulares ambos. También aludió a que Mato «encargó al menos uno de los viajes» familiares que la red corrupta regaló al matrimonio.

Anticorrupción pide por ello que la exministra sea condenada como partícipe a título lucrativo que devuelva los 28.467 euros, el lucro que se llevó.

La Fiscalía también desconfía de todas las explicaciones de Bárcenas y le acusa de ocultar a Hacienda «su abundantísimo patrimonio». El Ministerio Público continuó rebatiendo la versión del extesorero, que llegó a ocultar 48,2 millones de euros en cuentas en Suiza. «Si algo ha quedado demostrado es que el abundantísimo patrimonio del señor Bárcenas nunca fue declarado a Hacienda», señaló Sabadell, quien le atribuye siete delitos fiscales entre otros crímenes. Aseguró que ha quedado demostrado que «todos los fondos son del señor Bárcenas y proceden de su actividad delictiva», rechazando su explicación de que lo obtuvo como comerciante de obras de arte. Achacó, además, su fingida regularización a que sabía que ya estaba siendo investigado por la justicia.