Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, en una imagen de archivo. | Vídeo: Así ha sido la primera noche en prisión de los exconsellers - JAIME GARCÍA
Audiencia Nacional

La Audiencia Nacional mantiene en prisión a «los Jordis» para que no entorpezcan la investigación

Uno de los cinco magistrados que han acordado la decisión era partidario de liberarles

MadridActualizado:

La Audiencia Nacional ha decidido este viernes mantener en prisión preventiva a Jordi Sánchez y Jordi Cuixart, los presidentes de la Asamblea Nacional Catalana (ANC) y Òmnium Cultural, las asociaciones que han agitado el independentismo en las calles. Así lo ha acordado la sección segunda de la Sala de lo Penal, que se ha reunido para abordar los recursos presentados por los dos investigados por sedición.

[ Sigue al minuto toda la información sobre el desafío independentista]

La juez Carmen Lamela encarceló a los dos Jordis para evitar que entorpezcan la investigación que dirige contra ellos, contra el mayor de los Mossos d'Esquadra, Josep Lluís Trapero, y la intendente Teresa Laplana. La magistrada considera que Sánchez y Cuixart pueden continuar delinquiendo, vista la actitud que han mostrado en los últimos meses, liderando las movilizaciones contra la acción de la justicia. Los tribunal ordenaron impedir la celebración del referéndum independentista ilegal del 1 de octubre.

La Audiencia Nacional ha adelantado el fallo, tras la celebración de una vista este viernes en la que han escuchado los argumentos de las partes, según han informado fuentes jurídicas. La Fiscalía, quien pidió el encarcelamiento preventivo de ambos, ha mantenido su posición y se ha opuesto a que sean liberados. Al parecer, uno de los cinco jueces estaría en contra de la decisión de la Sala de lo Penal, según han informado a ABC fuentes jurídicas. Esto quedaría manifiesto mediante un voto particular que incluiría el auto.

Las asociaciones dirigidas por «los Jordis» han funcionado, según la justicia, como «el brazo civil» del proceso independentista ilegal, que ha protagonizado movilizaciones tumultuarias para tratar de conseguir su único objetivo: la proclamación de la independencia de Cataluña. Sánchez y Cuixart son imputados, entre otras razones, por manejar el acoso a la Guardia Civil del pasado 20 de septiembre. Los congregados retrasaron la salida de los agentes de las sedes de la Generalitat registradas por los investigadores.

El delito de sedición castiga a aquellos que traten de impedir, por medio de un alzamiento tumultuario, la acción de los agentes policiales o judiciales. La juez justifica la competencia de la Audiencia Nacional porque el objetivo último de la movilización era empujar hacia la independencia por las vías ilegales, pues buscaba frenar la actuación de la justicia que pretendía desactivar la preparación del referéndum.