GERARD JULIEN

Rato declara ante la UCO por el caso de la publicidad de Bankia

Se mostró tranquilo, pero los documentos desmienten aspectos de su versión

Actualizado:

El ex vicepresidente del Gobierno Rodrigo Rato ha declarado esta tarde ante los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil que le investigan por blanqueo, delito fiscal y ahora también corrupción entre particulares. El interrogatorio se realizó en la Comandancia de Madrid y se prolongó hasta primeras horas de la noche.

De los dos primeros delitos entiende el Juzgado de Instrucción número 31 de los de Madrid, mientras que el tercero es consecuencia de las pesquisas que ha realizdo el Instituto Armado todo este tiempo. Precisamente, el hecho de que este tercer cargo no esté aún judicializado permitió la citación policial.

Contratos de publicidad

El asunto por el que fue preguntado el exvicepresidente se refiere a los contratos de publicidad firmados durante su etapa como presidente de Bankia por las empresas Publicis y Zanith. Estas sociedades, según las pesquisas, fueron adjudicatarias gracias a las gestiones de Alberto Portuondo, considerado a su vez intermediario de Rodrigo Rato.

El monto de las adjudicaciones fue de 40 millones y la empresa del mediador se embolsó dos millones de euros, a razón de 40.000 al mes durante dos años. Ese dinero, o al menos parte de él, habría acabado en manos del también ex director gerente del Fondo Monetario Internacional.

Las fuentes consultadas por ABC precisaron que el ex ministro, que se mostró tranquilo durante la declaración ya que sabía que tarde o temprano iba a ser citado por la UCO, ya llevaba preparada su versión de los hechos, por lo que no incurrió en contradicciones.

Sin embargo, las mismas fuentes precisaron que algunas de las explicaciones que ofreció el imputado quedan desacreditadas por la documentación que obra ya en poder de la UCO, que ha seguido trabajando este tiempo mientras se dilucidaba qué juez era competente en el asunto: Fernando Andreu, de la Audiencia Nacional, o el del 31 de Plaza de Castilla. Ese conflicto de competencias ha supuesto una dificultad más en el avance de las pesquisas.