Discursos de fin de año de los presidentes autonomicos
Discursos de fin de año de los presidentes autonomicos - ABC

El discurso de Nochevieja: una tradición que inició Franco

Fue el primero en escoger fin de año para dirigirse a los ciudadanos, una costumbre que mantienen los presidentes autonómicos y de la que se desligó el Rey eligiendo Nochebuena

Actualizado:

Cuando está a punto de despedirse el año —unos el día 30, otros el mismo 31— los presidentes autonómicos comienzan a desfilar por sus televisiones públicas para dirigirse a los ciudadanos. Unos minutos de gloria que la mayoría aprovecha para justificar su gestión, hacer campaña si es venidero es año electoral o, simplemente, poner su mejor sonrisa y mostrarse lo más cercano posible.

Los discursos de los presidentes autonómicos de fin de año, junto con el del Rey en Nochebuena, son ya tan parte de la tradición navideña como lo es el turrón o las doce uvas que despiden el año. Pero no siempre fue así.

El primer Mensaje de Navidad lo escribió un poeta y lo leyó un Rey, pero la idea fue del visionario padre de la BBC, John Reith, quien en 1932 propuso a Jorge V de Inglaterra que inaugurara el servicio mundial de la cadena con un mensaje por radio que llegaría a todo el imperio británico, según cuenta la periodista Almudena Martínez-Fornés. El mensaje tuvo una audiencia de 20 millones de personas que vivían en lugares muy remotos pero sentían que compartían unos intereses comunes. El Rey también se quedó muy impresionado tras aquella experiencia y dirigió un Mensaje de Navidad todos los años hasta su muerte, en 1936.

La idea fue inmediatamente adoptada por otros mandatarios y, en 1933, Roosevelt transmitió su primer Mensaje de Navidad en Estados Unidos. Con el paso del tiempo, otros Jefes de Estado adquirieron esta costumbre y los discursos empezaron a transmitirse primero por televisión y después también por internet.

Pero quien inició la tradición en España no fue otro que Francisco Franco. El primer discurso navideño que dirigió a los españoles tuvo lugar en 1937, cuando el país aún era dos mitades sangrando. Se dirigió entonces a los «combatientes de España por la causa» y, desde entonces, cada fin de año aparecía en televisión para mandar un mensaje a los españoles.

El último sería en 1974, su «cita tradicional de estos días» para enviar su «más cordial mensaje de felicitación navideña» en la que, entre otros asuntos, apeló a la unidad de la nación. Un año después sería el turno de Don Juan Carlos que, tal y como cuenta el periodista Ramón Pérez-Maura, creyó que había que alejarse de él y trasladó la tradición al 24 de diciembre, día de Nochebuena.

Sin embargo, los líderes regionales han mantenido viva la costumbre de dirigirse a los ciudadanos en fin de año para felicitarles las Fiestas. Sus mensajes, aunque emitidos en los canales autonómicos, suelen ir dirigidos a todo el país, emulando el estilo del Monarca. Es el momento de hacer balance y, de paso, algo de campaña.