Gloria Álvarez: «Nadie sabe qué piensa hacer Pablo Iglesias si llega al poder»

La politóloga que ha desmontado a Podemos explica en ABC su opinión sobre el populismo y los riegos que conlleva

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Menos de quince minutos le han bastado a Gloria Álvarez (Guatemala, 1985) para desmantelar el populismo latinoamericano. Sus palabras, pronunciadas en una alocución en el primer Parlamento Iberoamericano de la Juventud celebrado en Zaragoza, se han convertido en un éxito viral en las redes y, además, han calado con fuerza en España. Los motivos detrás de ello son evidentes: ese populismo contra el que lucha en su región es el mismo que altera ahora a la política española de la mano de Pablo Iglesias y Podemos.

De padre cubano y con un abuelo húngaro que logró escapar desde Budapest del régimen soviético, esta licenciada en Relaciones Internacionales y Ciencias Políticas asegura que lleva el rechazo al autoritarimo «en las venas». De todo ello y del que es su gran objetivo, desmantelar el populismo, ha hablado para ABC.

- ­¿Cómo se explica la repercusión que está alcanzando su discurso en todo el mundo?

-Ha sido una explosión maravillosa que me impone el reto de concretar una estrategia tangible a nivel regional para incrementar la educación a través de la tecnología. Espero ir concretando esta estrategia conforme vaya realizando contactos. Ahora haré una gira por El Salvador, Uruguay y Argentina y de ella pienso enriquecerme con todas sus propuestas.

­-¿Nadie ha hablado antes tan alto y claro como usted?

«El populismo promete un progreso que nunca llega»

-Dicen que la suerte es la casualidad de estar en el momento oportuno y creo, además, que lo que está viviendo Latinoamérica, el boom de las redes sociales y la necesidad de buscar alternativas al populismo han sido puntos clave que han hecho viral un mensaje muy antiguo, pero muy vigente: el gobierno está para servir al ciudadano y para garantizar que se respeten sus tres derechos inalienables: vida, libertad y propiedad.

-Usted dice que hay que desmantelar el populismo «porque promete lo imposible». ¿Por qué es así? ¿Es un discurso sin base?

-­El discurso populista usa promesas inviables en lugar de políticas públicas de largo plazo. Usa el desbordamiento de las pasiones en lugar del análisis racional, divide a la sociedad para así vencerla entre opresores y oprimidos. También manipula al individuo con objetos perecederos para comprar su conciencia y restringe libertades comerciales y sociales, además de prometer un progreso que nunca llega.

-­En España parece emerger con fuerza Podemos y su líder, que bebe de esos mensajes populistas. ¿Cómo explica esto?

-­Por el enojo que siente el español ante los escándalos de corrupción y la inoperancia que tuvo el PSOE a la hora de sacar de la crisis al país cuando gobernaba. Recordemos que por muy culto que sea un pueblo, si hay crisis, un desempleo que no baja y las esperanzas están por los suelos, las naciones más pensantes también eligieron los extremos de un Adolf Hitler.

-­¿Cree que los políticos de los partidos mayoritarios tienen responsabilidad en esto?

­Sí, porque si el español confiara en el PP y en PSOE el electorado estaría dividido y veríamos un debate de altura entre los tres partidos con una debida rendición de cuentas por parte de cada uno.

-­¿Y cómo valora el discurso populista de Pablo Iglesias teniendo en cuenta que su ideal es el comunismo y su modelo Correa o Chávez?

-­He escuchado a Pablo Iglesias admirar a estos demagogos, pero también escucho a muchos latinos confundidos admirándolos sin que entiendan necesariamente las repercusiones que un comunismo implica. Han sido muchos los españoles que me han hablado sobre Podemos, pero nadie conoce planes o evidencias concretas de qué piensa hacer realmente Iglesias si llega al poder.

-En ese hipotético caso, ¿qué consecuencias tendría para España?

-­Las mismas que han traído los regímenes totalitarios abusivos y corruptos: el desmantelamiento de las instituciones, parlamentos sin oposición, leyes arbitrarias, unanueva élite corrupta alrededor del dictador de turno, la desvalorización de la vida humana...y, a la larga, mayor pobreza.

-­¿Es entonces el populismo un eufemismo para acabar con la democracia y las libertades?

«El discurso populista prostituye la democracia para poder manipular»

­-Más que para acabar con la democracia, para prostituirla como medio de manipulación de los más necesitados y para acabar con la necesidad, autoestima y libertades de estos individuos para postergarse en el poder y acumular riqueza con bienes ajenos.

-­Por lo tanto, ¿populismo es, como se presenta, el azote de la corrupción o tampoco ellos están libres de esta lacra?

­-Al contrario. Lo primero que hacen estos regímenes es expropiar, poner límites a lapropiedad y subir impuetos. Todo para que el Estado sea una fuente infinita de dinero con el cual ellos se enriquecen y se postergan en el poder con la excusa perfecta para que se confíe en ellos: todo esto es para dárselo después a ustedes. Hasta ahora no es lo que hemos visto, pero sí hemos sido testigos de cómo se ha formado una élite millonaria alrededor de los Castro, de los bolivarianos o de los empresarios afines a Ortega en Nicaragua.

­-¿Cómo se lucha contra el populismo?

-­Devolviendo la pasión por el intelecto. Apostando por exigir libertad para conseguir los bienes materiales por medios propios antes que exigir la seguridad material temporal que ofrecen los populistas a cambio de renunciar a sus libertades.