Los Reyes Felipe VI y Doña Letizia, ante el alcalde de Boal
Los Reyes Felipe VI y Doña Letizia, ante el alcalde de Boal - EFE

El Rey defiende «un modo de convivencia basado en la honradez»

Don Felipe y Doña Letizia entregaron a Boal el premio al pueblo ejemplar

Actualizado:

Los Reyes han visitado este sábado el municipio asturiano de Boal (1.800 habitantes) para entregar a sus vecinos el premio al Pueblo Ejemplar. En esta tierra de emigrantes, respetuosa con la naturaleza y cuyos vecinos llevan una vida sencilla, Don Felipe hizo una nueva defensa de los valores que deben imperar en España. En continuación con su mensaje del día anterior -«es necesario un impulso moral colectivo»- el Rey hizo un llamamiento a mantener «un modo de convivencia basado en la honradez» y a «hacer honor a la palabra dada».

Don Felipe y Doña Letizia fueron recibidos con aplausos y algunos «vivas» por un pueblo que se echó a la calle y engalanó sus balcones con banderas de España y Asturias para dar la bienvenida a los nuevos Reyes. Tras recorrer el paseo indiano y contemplar las casas levantadas hace cien años por los inmigrantes que regresaron de América, los Reyes visitaron el lavadero y las escuelas que fueron construidos con el dinero enviado desde Cuba y que hoy se han convertido en testimonios de una época.

En la plaza del pueblo, el Rey entregó el Premio Ejemplar a la presidenta de los vecinos de Boal y, a continuación, tomó la palabra: «Podéis sentiros muy orgullosos de lo que estáis haciendo y, además, orgullosos de hacerlo conservando una forma de vida de la que han nacido casi todos nuestros valores; un modo de convivencia basado en la honradez, el trato continuo, el afecto, el hacer honor a la palabra dada y la solidaridad».

«Sabéis bien -les dijo- que una sociedad se define por los valores que defiende». El Rey agregó que «para una sociedad lo peor no son los fracasos, sino que no haya iniciativas o nuevos proyectos que hagan soñar. Por eso, porque habéis sabido unir vuestro deseo de mejora con la firme voluntad de superación, estáis progresando y siendo testigos del prometedor impulso económico, social y cultural de esta tierra».

Durante la visita a este pueblo, en el que nació el poeta Carlos Bousoño, el Rey recordó a los inmigrantes que hace cien años viajaron a América. «Estamos seguros de que vosotros recordaréis en estas horas con especial intensidad» a tantos familiares y vecinos «que tuvieron que irse muy lejos con la ilusión de forjar una vida mejor», afirmó.

«En este rincón de Asturias, como en tantos pueblos y aldeas del Principado, conocéis muy bien la añoranza, la mirada desde la lejanía, el deseo del regreso y la entrega solidaria de los que emigraron para mejorar la vida de los que se quedaron aquí», dijo.

Don Felipe recordó «la generosidad y el esfuerzo hechos en los primeros años del pasado siglo por vuestros emigrantes a Cuba». Esa generosidad se materializó, entre otras cosas, en la construcción de 21 escuelas por la llamada Sociedad de los Naturales del Concejo de Boal en La Habana, «un hecho único en la historia de Asturias, digno de todo elogio y reconocimiento», precisó el Monarca.

Durante su primera entrega del Premio Ejemplar tras su su proclamación como Rey, Don Felipe hizo una cariñosa referencia a sus hijas: «Leonor —la Princesa de Asturias— sabe al igual que su hermana la Infanta Sofía, que nuestra vinculación con esta tierra es muy intensa, por tantas razones personales e históricas».