España solo expulsó a la mitad de los inmigrantes de los centros de internamiento
Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes de Melilla. Archivo - Efe
Balance 2013

España solo expulsó a la mitad de los inmigrantes de los centros de internamiento

El 47,51% de los recluidos acabaron en libertad porque las autoridades no consiguieron devolverlos a sus países de origen

EP
Actualizado:

Un total de 9.002 inmigrantes fueron privados de libertad el año pasado en alguno de los siete Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) que funcionan en España, y de ellos, el 47,51 por ciento acabaron en libertad porque las autoridades no consiguieron expulsarles del país, objetivo para el que están previstas estas instalaciones policiales de carácter no penitenciario.

Así lo recoge el informe 2013 del Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura (Defensor del Pueblo), presentado este martes en el Senado, que da cuenta de las 60 visitas que realizó la institución a lugares de privación de libertad, entre los que figuran los CIE de Barcelona, Madrid, Murcia, Tarifa y Valencia y las salas de inadmitidos y solicitantes de asilo del aeropuerto de Barajas.

Sobre los CIE, el informe revela que la Policía Nacional efectuó el año pasado 49.406 detenciones de inmigrantes por infracciones de la Ley de Extranjería, un 17,07% menos que el año anterior. Madrid encabeza la lista, con 13.607 detenciones de este tipo, seguida de Andalucía, 8.061, Cataluña, 5.975; Ceuta, 4.836; Comunidad Valenciana 3.882; Melilla 2.653 y País Vasco, 2.138.

De estas más de 49.400 detenciones, 9.002 personas acabaron ingresando en un centro de internamiento, desde donde sólo se materializó la expulsión de 4.726, «a pesar de que con la medida de internamiento se pretende asegurar la repatriación efectiva del ciudadano extranjero», tal y como explica el MNP.

Menos deportaciones en Las Palmas

Destaca el caso del CIE de Las Palmas (Gran Canaria), desde donde sólo se expulsó a uno de cada cuatro internos el año pasado, cuando fueron 212 personas las recluídas. Por contra, el centro con más tasa de expulsiones es el de Tenerife, desde donde se deportó al 87,87 por ciento de los 99 internos, un 67% más que el año anterior.

En cuanto a las nacionalidades de los inmigrantes, varían en función del centro de internamiento, pero en términos generales, los grupos más amplios son marroquíes, argelinos, senegaleses, cameruneses y nigerianos. No obstante, por los CIE también pasaron personas procedentes de países en conflicto, como Malí, con 592 internos.

También sobre los CIE, el informe detalla que persisten muchas de las «deficiencias» apuntadas en trabajos anteriores, en especial, el servicio sanitario, gestionado por una empresa privada, sigue sin ser permanente y tampoco se han suscrito los conciertos necesarios para la atención de especialistas.

También se dan otras deficiencias, como la ausencia generalizada de folletos informativos en distintos idiomas sobre el derecho de asilo, que no se fotografíen las lesiones que refieren los internos a efectos judiciales, que no se informe a los internos del momento de su expulsión o que sigan conviviendo delincuentes con personas en situación irregular en las mismas instalaciones.