Arias Cañete ocupa su escaño en el Congreso
Arias Cañete ocupa su escaño en el Congreso - jaime garcía
perfil

Arias Cañete, gran conocedor de las instituciones europeas

El candidato del PP a los comicios del 25 de mayo ha conseguido mantener las ayudas comunitarias al campo español

Actualizado:

Era uno de los nombres que más sonaba para la cartera de Agricultura cuando Rajoy formó su Gobierno, y fue nombrado ministro. Era el principal candidato para encabezar la lista del PP a las elecciones europeas, y así ha sido. Después de varias semanas de incertidumbre, en las que el presidente del Gobierno retrasaba su decisión y el propio Miguel Arias Cañete decía no saber nada, el PP ha anunciado que el ministro de Agricultura será el rival de la socialista Elena Valenciano para los comicios del 25 de mayo.

Arias Cañete es un gran conocedor de las instituciones europeas. El 1 de enero de 1986, fecha de entrada de España en la UE, se incorporó al Parlamento Europeo como eurodiputado del PP y formó parte de la Comisión de Presupuestos. Fue reelegido eurodiputado popular en las elecciones de junio 1987, junio de 1989 y junio de 1994. En la Eurocámara, el ministro de Agricultura ocupó hasta 1999, entre otros cargos, la presidencia de las comisiones de Agricultura -compartida con Carmen Fraga- y la de Política Regional.

Entre las prioridades de Cañete desde que asumió la cartera de Agricultura en 2011 se encuentran el restablecimiento de un pacto pesquero con Rabat -uno de sus primeros viajes como ministro fueron a Bruselas y Rabat- y la Política Agraria Común (PAC). Uno de los grandes éxitos de la etapa de Cañete como ministro tiene que ver con las ayudas comunitarias al campo español. Consiguió que el pacto para el periodo 2014-2020 incluya ayudas por 47.000 millones de euros para los agricultores españoles, de las cuales 37.700 millones son directas. En enero de 2014 las 17 comunidades autónomas acordaron cómo aplicar esta política.

Políglota

Cañete habla con fluidez inglés y francés, se defiende en italiano y alemán, y ahora incluso, está aprendiendo chino, según confesó hace unos días a los periodistas en el Congreso.

Su propensión a decir las cosas tal cual las piensa ha dado buenos titulares a los medios, como cuando afirmó que el Plan Hidrológico Nacional se aprobaría «por cojones», o que el regadío había que «manejarlo como a las mujeres, con mucho cuidado porque lo pueden perder a uno».

Pero a veces también echa mano de insignes pensadores para defender sus ideas y recientemente, al referirse a la urgencia de luchar contra el cambio climático, citó a Ortega y Gasset para afirmar que «solo cabe progresar cuando se piensa en grande, y solo es posible avanzar cuando se mira lejos».

Nacido el 24 de febrero de 1950 en Madrid, Miguel Arias Cañete estudió en los jesuitas de la capital española y después en el Trinity College de Dublín. En 1971 se licenció en Derecho por la Universidad Complutense. Abogado del Estado en excedencia, de 1978 a 1982, ejerció la docencia en la Facultad de Derecho de Jerez de la Frontera (Cádiz).

Ministro con Aznar

Fue miembro de la Ejecutiva Nacional de Alianza Popular durante la Presidencia de Antonio Hernández Mancha. Senador en la II legislatura (1982-1986) y presidente de la Comisión de Presupuestos en la Cámara Alta, simultaneó este cargo con el de diputado autonómico en el Parlamento andaluz tras la constitución de éste, el 21 de junio de 1982 (primera legislatura regional).

Tras su etapa como eurodiputado en Bruselas, Cañete fue candidato popular al Ayuntamiento de Jerez de la Frontera en las elecciones locales de 1994 y 1999. En ambas convocatorias obtuvo el acta de concejal. En las elecciones generales de marzo de 2000 encabezó la candidatura popular al Senado por Cádiz y resultó elegido senador.

El 26 de abril del 2000 fue nombrado ministro de Agricultura, Pesca y Alimentación del Gobierno de José María Aznar surgido tras los comicios generales del 12 de marzo. Durante su gestión afrontó el fracaso en la negociación de un nuevo acuerdo pesquero de la UE con Marruecos; la crisis surgida por el mal de las «vacas locas»; el rechazo de la Comunidad aragonesa al Plan Hidrológico Nacional (PHN), los brotes de peste porcina y fiebre aftosa, las consecuencias del fraude del lino en la UE y la marea negra causada por el Prestige en las costas gallegas.

En el capítulo agrícola promovió una política común de seguros agrarios y en cuanto a la pesca, tuvo como prioridad avanzar en la revisión de la política común del sector y desarrollar la política de cuotas y estructuras, además de combatir la pesca ilegal. En el ámbito de la UE, en 2002 abrió la Mesa para la Defensa de la Pesca (Administraciones central y autonómicas, armadores, sindicatos y cofradías) para establecer una posición conjunta contra el proyecto de Reforma de la Política Pesquera Común del comisario Fischler, que suponía la desaparición del 40% de la flota comunitaria.

En las elecciones generales del 14 de marzo de 2004 fue elegido diputado del PP por Cádiz y tras la victoria socialista en las urnas cesó como ministro y fue sustituido por Elena Espinosa el 18 de abril. Diputado por Madrid de la VIII y IX legislaturas (2004-2011), ha sido en la primera portavoz en la Comisión de Economía y Hacienda, y en la segunda, presidente de la Comisión Mixta para la UE.