La portavoz francesa reconoce ahora que la reforma del aborto es un asunto interno
Najat Vallaud-Belkacem, ministra de Derechos de las Mujeres y portavoz del Ejecutivo francés - abc

La portavoz francesa reconoce ahora que la reforma del aborto es un asunto interno

El ministro del Interior galo aclaró que cada país «tiene derecho a hacer leyes»

Actualizado:

La ministra de Derechos de las Mujeres y portavoz del Ejecutivo francés, Najat Vallaud-Belkacem, reconoció ayer lunes en París que la reforma de la ley del aborto aprobada por el Gobierno de España es «un asunto de política interna».

Tras las duras críticas del día anterior expresadas ante varios medios de comunicación y en una carta dirigida al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, la ministra insistió ayer en sus opiniones al ser preguntada en la rueda de prensa posterior a la reunión del Gobierno galo, pero introdujo un nuevo matiz, tratando de no enturbiar las relaciones entre los dos países.

Najat Vallaud-Belkacen afirmó: «España es un país amigo, un colaborador, un aliado y lo hemos constatado a menudo con nuestros homólogos españoles a nivel multilateral cuando hemos defendido los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en la Comisión de la Mujer en la ONU, con lo que hoy hago escuchar mi voz y mi preocupación a un amigo». «En todo caso -concluyó- es un asunto de política interna».

El Gobierno español no ha expresado ningún tipo de protesta o queja formal por este asunto ante el Ejecutivo de François Hollande, cuyo ministro del Interior. Manuel Valls, fue condecorado ayer en Madrid, en presencia de los titulares de Interior, Jorge Fernández y de Exteriores, José Manuel García-Margallo.

Precisamente, Manuel Valls quiso zanjar la polémica y preguntado por ABC acerca del intercambio de reproches entre Najat Vallaud-Belkacem y Gallardón, se limitó a responder, en presencia de su colega, Jorge Fernández Díaz, que «no es un día para proseguir polémicas que ya son fuertes en cada uno de nuestros países». Dicho esto, añadió que «cada país tiene derecho, por supuesto, a hacer leyes y ese es el debate nacional de cada país».

En el mismo sentido se expresó Fernández Díaz, quien reiteró que un día como ayer, en el que se condecora a su colega francés, no es momento para polémicas. Y al ser requerida su opinión sobre una hipotética independencia de Cataluña, Manuel Valls, de origen catalán, y que habla español y catalán, respondió con una carcajada.