El TC ampara a un etarra al que se cacheó totalmente desnudo tras un vis a vis

Admite su recurso al considerar que la prisión vulneró su derecho a la intimidad, pues un registro de este tipo «tiene que estar fundamentado»

Actualizado:

Por segunda vez en menos en menos de una semana, el Tribunal Constitucional vuelve a amparar a ETA y su entorno, en este caso porque considera vulnerado el derecho a la intimidad de un condenado por terrorismo.

Se trata de Juan Carlos Balerdi Iturralde, quien cumple su pena en la prisión de Jaén y quien llevó su caso al TC tras dos cacheos que se le practicaron en noviembre de 2010 totalmente desnudo tras sendas comunicaciones vis a vis. La semana pasada el tribunal de garantías admitió el recurso de otro preso al entender que no se investigaron las presuntas torturas denunciadas por un miembro de Segi.

La Sala Segunda del TC asegura que, pese a ser el cacheo de un preso desnudo «un medio necesario para la protección de la seguridad y el orden de un establecimiento penitenciario», esta medida debe llevarse a cabo con respeto a la intimidad personal de los reclusos, por lo que «es necesario ponderar adecuadamente, y de forma equilibrada, de una parte, la gravedad de la intromisión que comporta en la intimidad personal y, de otra parte, si la medida es imprescindible para asegurar la defensa del interés público que se pretende proteger». En este sentido, el Tribunal explica que para determinar si un cacheo integral es necesario se requiere en cada caso «una fundamentación de la medida por parte de la Administración penitenciaria, asentada en razones individuales y contrastadas».

En este caso, señalan los magistrados, en las resoluciones del Centro penitenciario no mencionan «los motivos de seguridad concretos y específicos que determinaron la necesidad del cacheo integral, puesto que únicamente se hace una referencia genérica a sospechas de ocultación de algún objeto, sin expresar ningún tipo de razón individual y contrastada que permita identificar la justificación de la medida».

La Audiencia no le dio la razón

Sobre los autos del Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria y de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que desestimaron los recursos de Balerdi, el TC señala que «adolecen de una patente falta de motivación», pues eluden explicar por qué tales registros eran procedentes.