Millet acumula 3,2 millones de euros en Ginebra, Zúrich y Lausana
Félix Millet en los juzgados de Barcelona en una imagen de 2011 - efe
españa

Millet acumula 3,2 millones de euros en Ginebra, Zúrich y Lausana

Las autoridades suizas descubren nuevos depósitos y abren la puerta a extender la investigación a Convergencia

Actualizado:

Félix Millet tiene actualmente abiertas a su nombre al menos tres cuentas bancarias en la Société Générale Suiza cuyos saldos ascienden a 3.223.214,55 euros. Esta información, a la que ha tenido acceso ABC, llega cuando la instrucción judicial del caso Palau de la Música, una de las mayores tramas de corrupción de los últimos años, está ya cerrada. No obstante, la Policía investiga si estos fondos guardan relación con Convergencia Democrática de Cataluña, que se financió a través del Palau de la Música y por ello tiene su sede embargada, o sólo forman parte del botín privado de Millet.

El expresidente de la Fundación Orfeón Catalán–Palau de la Música Catalana, que se enfrenta a peticiones de hasta 81 años de prisión por el expolio de la institución cultural, se sentará en el banquillo de los acusados entre finales de 2014 y principios de 2015, previsiblemente. Los nuevos datos son fruto de las últimas investigaciones de las autoridades suizas. Son tan recientes que los saldos de estas cuentas corresponden al pasado 8 de julio. Según un avance de la información que acaba de llegar a España, Millet tiene a su nombre depósitos en tres sucursales del área de banca privada de la Société Générale.

También Montull

La cuenta con mayor saldo descubierta hasta la fecha por las autoridades helvéticas es la número 113724, correspondiente a la sucursal de Lausana de la citada entidad financiera. Allí acumula algo más de 1,2 millones de euros. Mientras, en la agencia de Zúrich de la SG Private Banking Suisse (cuenta número 113015) hay 974.327,05 euros a nombre de Félix Millet, el que fuera intermediario entre empresas que conseguían obras de la Generalitat y las arcas de Convergencia Democrática de Cataluña.

Por último, la cuenta 118855 de la sucursal de Ginebra suma algo más de un millón de euros, aunque en este caso Millet comparte la titularidad con el que fuera su número dos en el Palau, Jordi Montull, que también está a la espera de juicio. En principio, cada uno sería dueño de medio millón de euros.

En 2010, el Juzgado de Instrucción número 30 de Barcelona había conseguido bloquear un total de 1,4 millones de euros que Millet tenía en Suiza. La información que hoy revela ABC demuestra que la fortuna del comisionista catalán en el país alpino es, como mínimo, más del doble de la conocida hasta ahora. Millet llegó a reconocer en 2009 poseer un millón de euros en Suiza. La apertura de su primera cuenta se remonta a 1975, cuando, según declaró en el juzgado, quiso colocar dinero a salvo por la «inestabilidad» que podría sobrevenir tras la muerte de Francisco Franco.

Otro dato revelador de la investigación es que el cabecilla de la trama corrupta tiene dos cuentas en una sucursal de Bankia sita en la Vía Laietana de Barcelona que suman casi 390.000 euros. Los saldos también son recientes, concretamente del pasado 8 de junio. La principal asciende a 352.095,55 euros y la segunda cuenta suma 36.748,20 euros.

Félix Millet aprovechó los más de treinta años en los que estuvo al frente del Palau de la Música para acumular un ingente patrimonio, que supera los 20 millones de euros, principalmente en forma de inmuebles. Va a tener que explicar al tribunal el orígen de esta fortuna, así como cuál fue su papel en la financiación irregular de Convergencia Democrática de Cataluña, para cuya investigación se formó una pieza separada. Entre los imputados está Daniel Osácar, extesorero del partido que preside Artur Mas.

«Pacto criminal» con CDC

Según el auto con el que el juez Josep Maria Pijuan cerró la investigación del caso, Millet utilizó la Fundación Orfeón Catalán–Palacio de la Música como vehículo para el pago de comisiones por parte de Ferrovial a CDC a cambio de obra pública (la construcción de la Línea 9 del Metro de Barcelona y, precisamente, la de la Ciudad de la Justicia). El magistrado cita el «pacto criminal» con el que el fiscal Anticorrupción Emilio Sánchez Ulled definió la maquinaria que permitió a Convergencia hacerse con 5,1 millones de euros de forma ilícita, cobrando a la constructora una «mordida» de hasta el cuatro por ciento del importe del contrato público adjudicado. El 2,5 por ciento era para CDC y el 1,5 por ciento restante se lo quedaban Millet y Montull. En otros casos, el porcentaje era del 3,5 para el partido y el 0,5 para los exgestores de la entidad.

En la línea del enorme enriquecimiento personal de Millet, el juez apunta a que se apropió de al menos siete millones de euros, aunque él sólo reconoce haber desviado para su beneficio personal 3,3 millones. Reformó inmuebles de su propiedad y pagó gastos de su familia, como la boda de su hija, con fondos procedentes del Palau. El magistrado cerró la instrucción lamentándose de que «no se haya podido averiguar el destino de una gran parte de los fondos distraídos del Palau» que, según la Fiscalía, ascienden a 9,6 millones de euros. Una parte puede estar en los nuevos depósitos que han aparecido en Suiza.

El interventor que se puso al frente del Palau tras el estallido del escándolo, Joan Llinares, calculó que el expolio ascendió a más de 35 millones de euros sólo en los últimos diez años del mandato de Millet.