Elecciones Generales

¿Dónde están y quién custodia las actas de las elecciones que pide revisar Vox?

Según especifica la Ley Electoral, las papeletas emitidas en cada comicio se deben destruir, excepto aquellas que fueran declaradas voto nulo o sobre las que existiesen reclamaciones

Vox reclamó el recuento de las actas por «la aparición de votos nulos»

MadridActualizado:

La resaca tras la noche electoral del pasado 28 de abril continúa y los ecos de los resultados obtenidos resuenan días después. Si bien los partidos tienen la vista puesta en la próxima cita con las urnas, y en los primeros pactos que se tendrán que sellar para conformar el Congreso en la misma semana de los comicios autonómicos y municipales de mayo, Vox ha vuelto a poner el foco en el 28A. La formación que lidera Santiago Abascal anunció, a través de Twitter, que tiene intención de pedir un nuevo recuento del escrutinio «tras la aparición de decenas de miles de votos nulos».

La postura de la formación la apuntaló su secretario general Javier Ortega Smith en una entrevista, que llegó a deslizar la sombra del «pucherazo». «Después de esos escrutinios generales ojalá podamos decir que no ha habido pucherazo», apostilló.

La petición de Vox se ha producido en los mismos días en los que se ha llevado a cabo un segundo recuento del escrutinio general para incluir el voto CERA (los residentes en el extranjero) en los resultados de las elecciones, y con fecha límite este sábado 4 de mayo. Durante este recuento, la Junta Electoral Provincial no puede anular ningún acta, ni voto, pero sí declarar válidos aquellos votos que, de forma errónea, fueron considerados nulos.

El destino de las papeletas emitidas

El recuento que reclama Vox, en caso de que llegue a producirse, se tendrá que hacer sobre las actas electorales de cada Mesa. Según especifica la Ley Electoral, así como el manual que se entrega a cada componente de las mesas electorales, las papeletas y los sobres depositados en la urnas deberán destruirse «en presencia de los concurrentes» tras el recuento (y tras hacer las comprobaciones pertinentes). El destino de todas esas papeletas es responsabilidad única del presidente de la Mesa, que deberá encargarse de deshacerse de ellas de la manera que considere más oportuna.

Pero no todas las papeletas desaparecen. Los votos nulos, o los que han sido objeto de reclamación durante la jornada electoral, deberán ser incluidos en los sobres de documentación y archivarse con el acta de escrutinio, tal y como señala la Ley Electoral.

Tras el recuento, se elabora un acta de escrutinio que recoge el resultado conseguido por cada partido tanto para el Congreso como para el Senado. Además, hay un acta de constitución de la Mesa, en el que firman todos los miembros de la Mesa electoral al comienzo de la jornada, y un acta de sesión, que reúne los datos de todas las personas que han votado en esa mesa, los votos de cada partido y los incidentes del día.

Existen 3 sobres al término de la jornada: uno incluye documentación electoral y ese, previo paso por el juzgado, tiene como destino la Junta Provincial del censo

Al final del día, toda la documentación con los resultados, el censo, los votantes, entre otros, y también las actas de la Mesa se dividen en tres sobres. El primero contiene todos los documentos originales de la jornada electoral. En los otros dos, copias del acta de constitución de la Mesa y las actas de la sesión.

El presidente de la Mesa se encarga de entregar en el juzgado, custodiado por la Policía o la Guardia Civil, el sobre con todos los papeles originales y uno de los que contiene las copias de las actas. A su vez, el juez, que tendrá que registrar el momento que recibe este sobre, tiene un plazo de diez horas desde que le llega toda la documentación que corresponda para depositarla sobre en la sede de de la Junta Provincial del Censo. En este caso, será ese primer sobre con todos los originales y uno de los que incluyen las copias de las actas del día.

El sobre restante, con copias de las actas, debe recogerlo un empleado de correos en el colegio electoral y debe ser testigo, al menos, uno de los vocales de la Mesa. Este sobre tiene como destino el juzgado.