- Los candidatos de la coalición electoral PSOE-NC Sebastián Franquis (d) y Pedro Quevedo, el pasado día 24
- Los candidatos de la coalición electoral PSOE-NC Sebastián Franquis (d) y Pedro Quevedo, el pasado día 24 - EFE

Elecciones generales 26-JAl PP podría bastarle la abstención de un diputado de las filas socialistas

El PSOE llegó a un acuerdo con Nueva Canarias, que da un diputado a esta formación. Podría ser clave a la hora de formar gobierno si Rajoy consigue los apoyos de Ciudadanos, PNV y Coalición Canaria

MADRIDActualizado:

El nuevo escenario que ha dibujado el 26-J, con el PP como claro vencedor, está bastante más despejado que el pasado mes de diciembre, pero aun así los pactos son imprescindibles para formar gobierno. La primera opción que tendría Rajoy para ser presidente pasaría por la abstención de un PSOE desangrado y en continua crisis. El nuevo batacazo de la formación de Pedro Sánchez, que rebaja su suelo de los 90 a los 85 escaños, ha cortado las aspiraciones presidencialistas de su líder y varios de sus «pesos pesados», como el presidente extremeño Fernández Vara, ya han dejado claro que es el PP quien debe formar gobierno y el PSOE «pasar a la oposición». Si finalmente los socialistas se abstuvieran, bastaría con el voto a favor de Ciudadanos para hacer a Rajoy presidente.

En el caso de que el PSOE no precipite la formación de un gobierno liderado por Rajoy, el aún presidente en funciones tendría que explorar la vía de los pactos multiples para conseguir los votos necesarios en la sesión de investidura, que podría producirse en el mes de agosto. En la primera votación se necesita la mayoría absoluta (176 votos) y si no se consigue habrá una segunda votación 48 horas después, en la que hará falta mayoría simple (más síes que noes).

Ciudadanos es una baza imprescindible para Rajoy. A pesar de que la formación naranja ha perdido ocho diputados con respecto a las elecciones del 20 de diciembre, su apoyo va a ser fundamental para la investidura y para sacar adelante muchas de las medidas del gobierno en esa hipotética nueva legislatura. Con la suma de ambas fuerzas, ya habría 169 votos a favor de la investidura del líder del PP, a siete de la mayoría absoluta.

El PNV sería la otra muleta de Rajoy para ser presidentre. La formación nacionalista, que ya facilitó la investidura de Aznar en 1996, aportaría cinco diputados imprescindibles para lograr la suma. El diputado electo Aitor Esteban ya ha destacado que hablarán «con todo el mundo» puesto que podría haber una «mayoría condicionada» por el PNV.

Nueva Canarias, la clave

El resto de apoyos necesarios llegarían de Canarias. Coalición Canaria, que votó a favor de Pedro Sánchez en la investidura fallida del pasado marzo, sería un apoyo fácil para Rajoy en busca de la estabilidad parlamentaria. Su diputada ya ha advertido de que «Canarias podría decidir si hay Gobierno» y señala que su partido tiene que estar «sereno» y «esperar acontecimientos». Con su voto, serían ya 175 escaños, uno menos de la mayoría absoluta. Con esta suma, sería ya previsible la investidura de Rajoy por mayoría simple. Sin embargo, aseguraría la votación si cuenta también con la abstención del candidato de Nueva Canarias, integrado dentro de las filas del PSOE.

Los socialistas reeditaron para el 26-J el acuerdo de coalición con el partido regionalista y situaron a Pedro Quevedo como número dos por la provincia de Las Palmas. La lista conjunta de esos dos partidos ha conseguido dos diputados, así que Quevedo es ya diputado electo. Si finalmente el diputado canario se abstiene, el PSOE quedaría liberado de tener que optar por una abstención generalizada para permitir la investidura de Rajoy, sin el temor de que Podemos pueda culpar a los socialistas de favorecer un nuevo gobierno del PP.

El 19 de julio se constituyen las Cortes, según el decreto de convocatoria de elecciones. A partir de ahí, el Rey abrirá una ronda de consultas y propondrá un candidato, que podría someterse a una investidura a finales de julio. Antes de agosto podría haber un gobierno de Rajoy... siempre que las cuentas salgan.