mercados | madrid

Acuerdo en Grecia sin celebración especial

El Ibex sube un 0,6% hasta los 8.900 puntos y la prima de riesgo se relaja hasta a los 316 puntos básicos

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mercado había estado comprando un final feliz a la crisis griega, al menos a la etapa en la que llevaba atascada desde el domingo, es decir, que los tres partidos de la coalición de Gobierno del tecnócrata Lukas Papademos aceptaran los recortes que impone la troika (el Banco Central Europeo, el Fondo Monetario Internacional y la Comisión Europea) a cambio del segundo rescate por valor de 130.000 millones de euros. Por eso, no hubo una celebración especial. Aunque, en realidad, los inversores no las tenían todas consigo. Porque, el miércoles, la reunión tripartita se prolongó hasta muy tarde y sin que se llegara a un acuerdo. Las negociaciones encallaron en el recorte de las pensiones. Y todo pintaba bastante mal. Las conversaciones continuaron hoy por la mañana: Papademos quería que la reunión de los ministros europeos de Finanzas comenzara ya con el visto bueno del Gobierno sobre el enésimo plan de austeridad. Y fue el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, el que, en la rueda de prensa posterior a la reunión ordinaria de política monetaria, anunció que los partidos griegos habían llegado a un acuerdo para evitar la quiebra desordenada del país, confirmando los rumores que habían saltado minutos antes. Draghi lo sabía porque Papademos le había llamado por teléfono. Poco después lo confirmó la oficina del primer ministro heleno.

Un escollo menos para resolver el entuerto griego. Aunque el país sigue siendo una bomba de relojería. El martes hubo una huelga general. Y mañana comenzará otra de 48 horas.

Y quedan más escollos por salvar. Ahora es Europa quien tiene que tomar el guante de Grecia y aprobar el rescate. Y hay algunos ministros europeos que han dicho que en la reunión del Eurogrupo que se celebraba esta tarde no se tomaría ninguna decisión sobre Grecia.

Además, hoy se reunían los acreedores de Grecia para negociar la quita que asumirán. En la práctica, se trata de un canje de los bonos actuales por unos nuevos a treinta años con un cupón del 3,6%, con el objetivo de reducir la deuda desde el 160% sobre el PIB hasta el 120% en 2020. Antes del día 13 de febrero se tiene que presentar una oferta final para que dé tiempo a terminar todos los procedimientos antes del día 20 de marzo.

El otro problema que hay que resolver es el que tiene que ver con el Banco Central Europeo y la aceptación de pérdidas en los bonos griegos que tiene en su balance. Porque el BCE también es acreedor de Grecia. Así, Mario Draghi, insistió en que la entidad, como tenedora de títulos soberanos griegos, no asumirá quitas. Tampoco ha dejado claro si mantendrá los bonos hasta vencimiento. Por esa indefinición, han surgido muchos rumores respecto a posibles fórmulas que podría poner en marcha la autoridad monetaria.

Respecto al resto de temas que tocó Draghi en la rueda de prensa posterior a la reunión de política monetaria en la que decidió dejar los tipos en el 1%, destacaron tres. En primer lugar, respecto a la economía, afirmó que, aunque está sometida a una alta incertidumbre, parece estar estabilizándose; en segundo lugar, respecto a los colaterales que acepta en las operaciones de financiación, aunque implican una asunción de mayores riesgos, éstos son manejables para la entidad. Y, por último, en relación con estas mismas inyecciones de liquidez afirmó que su objetivo es que se traduzcan en más financiación para la economía real.

De más a menos

En los índices de renta variable estas noticias tuvieron impacto. El selectivo español, en cuanto comenzó a trascender la noticia del acuerdo griego, de los 8.900 puntos que rondaba, saltó hasta los 8.966 puntos en que marcó sus máximos de la sesión. Aunque se desinfló pronto. Y cerró prácticamente en los niveles en que estaba antes de que se conociera el acuerdo. Dio un último cambio en los 8.902,10 puntos, lo que supone un avance del 0,60%. El Ibex fue, junto al Dax alemán, que ganó un 0,59%, el mejor indicador, seguido del Cac 40 francés, que se apuntó un 0,43%.

Mientras, el Ftse 100 británico avanzó un 0,33%. En rojo terminó el Ftse Mib de Milán, que sufrió un recorte del 0,09%, y el PSI-20 de Lisboa, que cayó un 0,50%.

No hubo sólo cita con el Banco Central Europeo, también hubo con el Banco de Inglaterra, el que algunos analistas consideran el banco central más heterodoxo del mundo. Hizo honor a su fama y amplió el programa de compra de activos en 50.000 millones de libras, hasta los 325.000 millones. Y, hablando de política monetaria, surgieron dudas respecto a la que China desarrollará ahora, dado que según conocimos hoy, la inflación en el país subió un 4,5% interanual en enero, medio punto porcentual más de lo esperado por los analistas.

En Estados Unidos, mientras, buenas noticias: el paro semanal volvió a bajar y a ser mejor de lo esperado. Por eso y por Grecia, Wall Street comenzaba la sesión al alza, aunque con volatilidad.

En el Ibex, Popular fue el valor que más subió, con una revalorización del 3,66%. A continuación, Mapfre, con una revalorización del 2,96%. Y el tercer valor que más ganó fue Repsol YPF, que se apuntó un 2,13%.

La petrolera hispano-argentina comunicaba el miércoles por la noche el incremento de su previsión de recursos y reservas de hidrocarburos no convencionales de la formación conocida como Vaca Muerta, situada en Argentina. Y le ha sacado partido a la noticia.

Entre los mejores valores, varias entidades financieras más: CaixaBank, que ganó un 1,72%, además de Santander y BBVA, que subieron un 1,12% y un 1,02%. Bankia, por su parte, se apuntó un 0,51%. Sabadell, por su parte, terminó la sesión en tablas. Bankinter fue el peor de entre los bancos, con un recorte del 1,66%. Entre los grandes valores, además de los bancos y Repsol, también Iberdrola, que ganó un 0,60%, mientras que Telefónica se apuntó un 0,20%.

En rojo, el peor valor de la sesión fue Grifols, que sufrió un recorte del 1,96%. A continuación, Mediaset, que se dejó un 1,86%. Indra, IAG, Red Eléctrica, Gas Natural y Enagás también perdieron más de un punto porcentual.

Descenso de la prima de riesgo española

En el mercado de deuda también se notó que Grecia ha superado un escollo importante. Porque la prima de riesgo de la deuda española bajó de los 323 puntos básicos hasta los 316, cuando por la mañana llegó a marcar máximos en los 340 puntos básicos. La prima de riesgo de la deuda italiana bajó de los 360 a los 346 puntos básicos, cuando llegó a superar los 370 puntos por la mañana. Bajó el interés de los bonos periféricos y subió el de los bonos alemanes: en su plazo a diez años volvió a superar el 2%.

En el mercado de divisas, el euro no necesitó el acuerdo griego para alcanzar el nivel de 1,33, porque ya en los primeros cambios de la jornada acariciaba ese nivel.

En el mercado de materias primas, el barril de Brent subió hasta los 108 dólares, mientras que el de West Texas recuperaba el nivel de los 100 dólares. El oro también cotizó al alza: subió de los 1.735 dólares por onza hasta los 1.750.