ASESOR INMOBILIARIO

Mi casero quiere instalar gas natural... ¿Podría negarme? ¿Podría subirme la mensualidad?

Solo podrás negarte a la realización de las obras siempre que puedas demostrar que no se justifican y que pueden ser pospuestas

Actualizado:

Mi casero quiere instalar gas natural. ¿Podría negarme? ¿Debería pedirle una rebaja en la renta debido a los inconvenientes de las obras? ¿Podría subirme la mensualidad? (Consulta de Franciso Navarro)

Responde Ferran Font, director del Servicio de Estudios de Pisos.com

Ante la duda, es importante diferenciar previamente el tipo de obras que tu casero puede llevar a cabo en tu casa. Las obras de conservación son aquellas que se necesitan para que el estado del piso sea habitable y las obras de mejora son aquellas que, como en este caso, sin ser indispensables para poder vivir en tu casa, aumentan tu comodidad y la calidad de la vivienda.

Teniendo esto en cuenta, solo podrás negarte a la realización de las obras siempre que puedas demostrar que no se justifican y que pueden ser pospuestas, pero si tu casero quiere instalar Gas Natural por lo general no puedes negarte, sobre todo, si hubiera que esperar mucho tiempo para que finalizara tu contrato de alquiler. El propietario tiene que notificarte la obra por escrito con al menos tres meses de antelación, indicando la naturaleza, fecha de inicio, duración y coste previsto. En ese momento, puedes decidir irte del piso, ya que a partir del momento en que te lo notifique tienes un mes para rescindir el contrato de alquiler si consideras que las obras afectan de forma acusada al uso de la vivienda, o puedes quedarte y soportar las obras, cosa que te dará derecho a una reducción proporcional a la parte del piso que no puedas utilizar, además de una indemnización por los gastos que la obra pueda ocasionarte.

Una vez terminadas las obras y si ya han pasado los tres primeros años de contrato, tu casero puede subirte la mensualidad el mes siguiente de la finalización, a no ser que por contrato hubierais pactado otra cosa. Debe justificar esa subida comunicándole por escrito cuanto te subirá y cómo lo ha calculado, aportando la copia de los documentos que indican el coste de las obras. Si no han pasado esos tres años no puede aumentarte la renta, ni al terminar las obras ni cuando hayan pasado estos tres años.