El Gobierno aprueba una amnistía fiscal y recorta casi un 17% los gastos
El ministro de Hacienda, la vicepresidenta del Gobierno y el titular de Industria presentaron ayer las cuentas más esperadas - JAIME GARCÍA

El Gobierno aprueba una amnistía fiscal y recorta casi un 17% los gastos

Los Presupuestos del Estado de 2012 incluirán un drástico ajuste de 27.300 millones de euros y subirán los impuestos a las empresas y al tabaco

MADRID Actualizado:

El Consejo de Ministros dio ayer luz verde a los Presupuestos más austeros aprobados en España desde que se instauró la democracia en el año 1977. Bajo la atenta mirada de los inversores internacionales y de los socios europeos, el Gobierno español aprobó ayer un ajuste presupuestario de 27.300 millones de euros, que permitirá a España reconducir sus números rojos, lo que fue aplaudido por los mercados. Tras ocho jornadas consecutivas de caídas del Ibex-35, ayer el indicador español registró un alza del 1,23%.

Será el Estado el que soporte el mayor peso de los recortes y ajustes necesarios para cumplir con el objetivo de déficit marcado por Europa, el 5,3% del PIB, frente al 8,51% con que se cerró el año pasado. En concreto, la Administración central tendrá que reducir su agujero 1,6 puntos del PIB; las autonomías, 1,4 puntos; los ayuntamientos, 0,3%; y la Seguridad Social, 0,1%. Pero los números tienen trampa, porque el Estado tiene que traspasar este año 8.000 millones a las comunidades por la liquidación del sistema de financiación del año 2010; 2.000 a los entes locales, por el mismo concepto, y como informó ayer ABC, otros 1.000 a la Seguridad Social para los complementos a mínimos. Esto explica que el Gobierno aprobara ayer unos ajustes de 27.300 millones de euros, aunque el déficit estatal solo se reduce en 17.800 millones.

Más ingresos

Según explicó el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, para lograr cuadrar las cuentas el Gobierno actuará tanto por el lado de los ingresos como por el de los gastos.

De hecho, aunque el grueso del ajuste se realizará a través del recorte de gastos, 18.300 millones, ayer también se aprobaron medidas para recaudar 12.300 millones más.

Entre las medidas fiscales, Montoro sorprendió con el anuncio de una amnistía para aquellos ciudadanos o empresas que hagan aflorar rentas ocultas hasta el próximo 30 de noviembre. Pagarán un 10% por las rentas declaradas y no tendrán que satisfacer sanciones ni intereses de demora. Con esta medida de carácter excepcional, que en España solo se ha aplicado en otras dos ocasiones en democracia, y con gobiernos socialistas, el Ejecutivo pretende recaudar 2.300 millones de euros y evitar así el incremento de otros tributos, como el IVA o los impuestos a gasolinas o alcoholes. Además, hasta el 31 de diciembre, las empresas podrán repatriar dividendos de paraísos fiscales, a un coste del 8%.

Montoro explicó que estas medidas, que calificó como de «regularización fiscal», se aprueban al amparo del criterio de los organismos internacionales, como la OCDE y a la vista de la experiencia de países de nuestro entorno.

Pero el grueso del incremento de ingresos, 5.350 millones, lo aportarán las grandes empresas, que se verán afectadas por la limitación de las deducciones en el impuesto sobre Sociedades. En los últimos años la recaudación por este tributo ha caído en picado y a un ritmo muy superior al descenso de los beneficios empresariales; de ahí que ahora el Ejecutivo de Rajoy pida un esfuerzo adicional a las grandes compañías, que son las que utilizan estas deducciones.

También se modificarán los impuestos sobre el tabaco. Se reduce el tributo que se aplica en función del precio y se sube el fijo que se paga por cajetilla. Pero, según explican fuentes del sector, la combinación de ambas medidas supondrá el incremento de los impuestos por cajetilla de entre 20 y 25 céntimos. De hecho, el Gobierno espera recaudar con estos cambios 150 millones de euros. Falta por saber si los pagarán las empresas o estas los acabarán trasladando a los consumidores.

Por último, la subida del IRPF aprobada el pasado mes de diciembre aportará a las arcas estatales otros 4.100 millones de euros.

No obstante, según explican fuentes de Hacienda, los ingresos del Estado no aumentarán los 12.300 millones que supone la aplicación de estas medidas, ya que la recesión y la caída de la actividad se traducirán también en una merma de recaudación. La combinación de ambas cosas, subida de impuestos y recesión, dará como resultado que los ingresos estatales aumenten en 9.000 millones.

Recorte extra

En cuanto a los gastos, el recorte total será de 18.300 millones de euros, de los que 7.600 ya se incluyeron en el decreto del pasado mes de diciembre. Ayer, por tanto, el Gobierno aprobó un recorte extra de otros 10.700 millones de euros.

En el conjunto de 2012, el gasto ministerial se reducirá en un 16,9%, por encima del 15% que anunció Rajoy hace tan solo unos días. En total, los ministerios contarán con 13.400 millones menos para repartir.

De los ajustes solo se salvan las pensiones, que se incrementan conforme al IPC; las prestaciones por desempleo, que se mantienen, y los sueldos de los funcionarios, que se congelan.

El Gobierno aprobó también ayer una subida de la luz del 7%, y del gas del 5%, a partir de mañana, 1 de abril.