Centro logístico de Seur
Centro logístico de Seur - ABC

Seur pide poder competir con las mismas reglas que las nuevas plataformas digitales

Uber rechaza dar datos económicos de la compañía en España

MadridActualizado:

El grupo de transporte de mercancías Seur quiere poder competir con las mismas reglas que las nuevas plataformas digitales, como Deliveroo, según ha solicitado hoy Itxaso Larrañaga, representante de aquella compañía en el debate sobre «Retos y oportunidades de la economía colaborativa en la logística» organizado por UNO.

«Es bueno que haya nuevos agentes para que las empresas tradicionales innovemos -afirmó Larrañaga-, pero con las mismas reglas». La representante de Seur defendió que en esta compañía todos sus conductores son empleados de la misma o autónomos y «cumplimos la ley», en alusión a Deliveroo, empresa investigada por el Ministerio de Empleo por presuntas irregularidades laborales. Su directora general, Diana Morato, ha subrayado que sus empleados «tienen unos sueldos dignos si los comparamos con sectores parecidos».

Por su parte, el director de relaciones institucionales de Uber España, Ildefonso Pastor, rechazó dar datos económicos y financieros de la compañía y se limitó a decir que la empresa «es rentable».

El debate fue clausurado por el presidente de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), José María Marín, que ha subrayado que este organismo aborda con «enorme respeto» el conflicto entre sectores tradicionales, como el del taxi, y empresas que plantean nuevos modelos de negocio, como Uber y Cabify.

Fedetaxi, la asociación mayoritaria del sector, ha vuelto a acusar a la CNMC de poner «en riesgo de ruina» a más de cien mil familias que viven del taxi por sus «tesis fanáticas» a favor de Uber y Cabify.

«Nosotros no apoyamos ni a Uber ni a Cabify ni dejamos de apoyar al sector del taxi. Entendemos perfectamente que afecta a muchas personas, pero también entendemos que otras empresas que tienen un modelo distinto están señalando un camino para el futuro», ha explicado Marín Quemada.

En su opinión, «nada impide que el sector más tradicional se adapte» a las nuevas circunstancias y que pueda competir en igualdad de condiciones con los nuevos operadores.

El presidente de la CNMC ha reconocido, no obstante, que la irrupción de los nuevos modelos de negocio es «un asunto muy controvertido» y que «nos aproximamos a él con enorme respeto a los sectores tradicionales, pero también a los que están irrumpiendo con mucha naturalidad en España y en muchos otros países», ha recalcado.

En otra de las mesas del debate, UNO, organización empresarial de la logística y el transporte, urgió a fijar una hoja de ruta para abordar las condiciones del reparto derivado de los nuevos modelos de negocio que han surgido con la denominada economía digital. «No resulta razonable que para realizar el mismo tipo de servicio haya repartidores de primera y de segunda y que, gracias a ello, algunas empresas aprovechen para competir en condiciones de competencia desleal, ya que no se exige lo mismo a las empresas de reparto que a las derivadas de estos modelos de negocio», explicó el secretario general de UNO, Francisco Aranda.

Los nuevos hábitos de consumo están revolucionado también el mercado laboral, que de momento no termina de adecuarse a las nuevas necesidades del mercado. «El término digital ya no acuña nada especial, porque todas las empresas de paquetería y logística son digitales. La clave ahora es que no se permitan condiciones de competencia desleal en el ámbito del reparto. Las empresas están al servicio de la sociedad y no para aprovecharse de ella», indicó Aranda.

El secretario general de UNO puso en valor la figura del repartidor, especialmente ahora que los niveles de consumo se van recuperando y que el comercio electrónico crece a ritmos superiores al 20%. «El reparto, y con él la logística, se ha convertido en el nuevo marketing del comercio, porque es un elemento fundamental en la decisión de compra. La profesión del repartidor es esencial y va estrechamente vinculada a la evolución del consumo», apuntó.