Salgado, junto a Jean Claude Trichet esta mañana en Bruselas - REUTERS

Salgado cree «necesario» abrir un debate sobre seguridad nuclear en Europa

Los países de la UE apoyaron ayer analizar la resistencia de las centrales atómicas europeas

madrid Actualizado:

La ministra española de Economía, Elena Salgado, ha considerado hoy que tras el terremoto de Japón «es más necesario» que se produzca un debate público sobre la seguridad de las centrales nucleares, si bien ha matizado que éste debe ser «lo más serio, calmado y científico posible». «El debate de la seguridad siempre está vigente en el caso de la utilización de la energía nuclear y ahora es más necesario», ha declarado Salgado en Bruselas, donde hoy se reunirá con el resto de ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea (UE). Los países de la UE apoyaron ayer analizar la resistencia de las centrales atómicas europeas, después de que el terremoto de Japón haya disparado el riesgo de catástrofe nuclear al afectar a los sistemas de refrigeración de varias plantas del país.

En opinión de Salgado, la situación que se ha producido en Japón es fruto de «circunstancias muy extremas» causadas por un terremoto «de los más intensos de la historia reciente». La ministra ha recordado que el Gobierno español no ha tomado «ninguna decisión referida a ninguna central» desde que se produjo el terremoto en Japón.

Acuerdos para sancionar el déficit

La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, ha dicho que los países de la UE alcanzaron durante la noche del lunes un acuerdo «en prácticamente todos los temas» del nuevo sistema de sanciones para los países con déficit y desequilibrios excesivos y que este martes se ratificará este compromiso.

Las sanciones serán más automáticas para «los temas fiscales»

«La reunión de hoy será una reunión también productiva y para ratificar lo que ayer informalmente discutimos. No habrá problemas, creo», ha dicho Salgado a la entrada de la reunión. La vicepresidenta económica ha explicado que las sanciones serán más automáticas para los «temas fiscales» pero «no para lo que se refiere a los desequilibrios macroeconómicos», como burbujas inmobiliarias, donde tendrán más peso las decisiones políticas como defendía España.