Facua recuerda que las compañías de telefonía móvil deben enviar al usuario un mensaje con información sobre las tarifas que vayan a aplicarles en «roaming» cuando lleguen al país de destino, siempre que sea fuera de la Unión Europea
Facua recuerda que las compañías de telefonía móvil deben enviar al usuario un mensaje con información sobre las tarifas que vayan a aplicarles en «roaming» cuando lleguen al país de destino, siempre que sea fuera de la Unión Europea - ABC
Telefonía móvil

«Roaming» fuera de la Unión Europea: tu compañía debe respetar un tope de facturación

Facua advierte de que los recargos cobrados de forma indebida pueden alcanzar hasta los 10.000 euros

MadridActualizado:

Los viajes internacionales suponen una ilusión para un buen número de españoles, pero también pueden convertirse en un problema si se utilizan los servicios de telefonía móvil en destinos que no pertenecen a la Unión Europea.

Las tarifas móviles de itinerancia, conocidas como «roaming», que obligan a pagar al cliente por llamar, enviar SMS o conectarse a Internet fuera de su país habitual de residencia, dejaron de aplicarse dentro de la Unión Europea en junio de 2017 para los ciudadanos de los Estados miembro.

Con esta medida, establecida por la Comisión Europea, son las operadoras las que asumen el coste que antes corría a cargo de los consumidores, por lo que en territorio europeo los turistas españoles pueden estar tranquilos en lo que respecta a recargos adicionales por el uso de su dispositivo móvil.

Límite de cobro

Más allá de la UE las compañías de telefonía tienen que respetar un importe máximo en la factura relativo a «roaming», de modo que el consumidor no debería encontrarse con una desagradable sorpresa en su regreso a casa.

Para este verano, en el que se espera que 28 millones de españoles salgan de vacaciones, FACUA-Consumidores en Acción recuerda a los usuarios que tengan previsto desplazarse fuera de la Unión Europea que existe un tope de cobro por «roaming» en países extra-comunitarios de 60,50 euros (IVA incluido). Esta cantidad es el límite de facturación que marca la normativa del sector, por lo que cuando se sobrepasa, las empresas de telecomunicaciones están obligadas a bloquear los servicios y solo pueden reactivarlos en caso de que los consumidores lo autoricen de forma expresa o si previamente han decidido establecer un límite de consumo superior al previsto por efecto.

Existe un tope de cobro por «roaming» en países extra-comunitarios de 60,50 euros (IVA incluido)

Si no es así, la asociación recomienda a los afectados que reclamen a sus compañías una rectificación de los cargos, ya que si no se les ha informado previamente de la situación, solo están obligados a abonar el citado tope. Puede cobrarse una cantidad superior si el cliente autorizó expresamente a su operadora a continuar prestándole servicios de «roaming» tras haber alcanzado esa facturación o si previamente el usuario había decidido establecer un límite de consumo superior al previsto por defecto.

Sin embargo, desde FACUA alertan de que «el problema es que no se hace ese bloqueo, sino que se sigue dando el servicio sin ninguna advertencia y el usuario cuando vuelve a su hogar recibe una factura del teléfono que puede llegar a 2.000, 5.000 o 10.000 euros. Ahí es cuando empieza a investigar qué es lo que ha ocurrido».

Cuando se produce esta circunstancia, la organización de consumidores recomienda a los afectados que reclamen a sus compañías una rectificación de los cargos, ya que si no se les ha informado previamente de la situación, solo están obligados a abonar el citado tope.

Incumplimiento de la norma

Según explica Ángeles Castellano, portavoz de FACUA, las empresas «tienen que demostrar que han informado al usuario y que le ha bloqueado el servicio, y esto no se produce. Como no pueden demostrarlo, al final esa factura se anula porque se ha generado de una manera irregular».

«Ahora mismo tenemos en tramitación más de un centenar de reclamaciones en toda España», asegura Castellano, que añade que el número de procedimientos se mantiene estable y que no han registrado grandes variaciones de un año a otro. Asimismo, señala que existe un comportamiento «más o menos común» en las diferentes compañías que operan en nuestro país.

Asimismo, FACUA advierte a quienes viajen fuera de la UE de que sus compañías deben enviarles un mensaje con información sobre las tarifas que vayan a aplicarles en «roaming» cuando lleguen al país de destino.

En relación al consumo de datos, la asociación aconseja desactivarlos y hacer uso de las redes wifi gratuitas que se encuentren durante el viaje. De no ser así, hay que extremar la precaución en cuanto a la cantidad de datos descargados y conocer todas los detalles de la tarifa aplicada por defecto o la contratada expresamente para navegar en «roaming».

«Si desactivas el “roaming” y tienes la precaución de utilizar el wifi, es seguro que no te va a ocurrir una situación como esta. Es recomendable que el consumidor esté informado y que tome precauciones, pero lo que no es correcto es que haya abusos por parte de las compañías», insiste la portavoz de FACUA.