Un repartidor de Deliveroo
Un repartidor de Deliveroo - Maya Balanya

Las plataformas de comida a domicilio piden una ley laboral para sus «riders» acorde a los tiempos

El sector denuncia que vive en un terreno de «inseguridad jurídica» perjudicial

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Las plataforma de reparto de comida a domicilio están bajo la lupa de la Inspección de Trabajo por la relación laboral que mantienen con sus repartidores, también denominados «riders». Ya ha habido varios juicios donde han sido condenadas por emplear a falsos autónomos y, a pesar de que también han tenido litigios victoriosos, este 2019 cuentan con más citas en los tribunales. Con este panorama de incertidumbre, cuatro de las plataformas que operan en España -Glovo, Deliveroo, Uber Eats y Stuart- han pedido en la presentación del informe «la contribución económica de las plataformas de delivery en España», realizado por Adigital y Afi, que se realice una legislación clara y acorde a los tiempos que corren.

«Queremos una regulación laboral que ampare a todo el mundo y no queremos estar fuera de la ley», ha comentado Darío Álvarez, gerente de operaciones de Deliveroo en España. Todas ellas se escudan en la opinión de la mayoría silenciosa de sus repartidores, que valoran la flexibilidad que cuentan en su puesto de trabajo como lo más importante. «Es importante saber qué es lo que piensan los mensajeros. Ofrecemos flexibilidad, independencia, ingresos altos», ha explicado Manuel Pujol Olivares, general manager de Uber Eats. Además, el CEO de Stuart, Damien Bon, valora que el «entorno multiplataforma permite que trabajen en varias plataformas».

Por su parte, el director general de Adigital, José Luis Zimmerman, ha añadido que toda esta situación de «inseguridad jurídica» solo está perjudicando al sector, además de crear «inseguridad con las empresas asociadas». En el caso del cofundador de Glovo, Sasha Michaud, el debate jurídico no sucede solo en España, sino que es mundial. Además, expone que «la barrera de entrada a estas plataformas es mínima. Aquellas personas que tienen complicada la entrada al mercado de trabajo, como inmigrantes, jóvenes y mayores en paro, pueden tener unos ingresos».

El sector de la comida a domicilio vive un momento de auge en España. A pesar de que existe desde hace treinta años, la llegada de estas plataformas han impulsado las ventas del sector de la restauración, hasta llegar al 17% de la facturación total. Según los datos expuestos hoy, las plataformas tienen un imapcto de 643 millones de euros en la economía española y las previsiones son que en 2020 llegue a los 2.277 millones de euros. Además, estas empresas emplean a un total de 14.337 personas y prevén que en 2020 se alcancen los 50.742 empleos.

Además, para las empresas han supuesto un canal importante de venta y de ahorro de costes, en cuanto a que no necesitan realizar publicidad para llegar al cliente. Así, no es de extrañar que el número de empresas aheridas a las plataformas creciera de 11.509 a 31.322 desde 2016.

Pero a pesar de esta esfervescencia, todos concuerdan en que todavía hay mucho recorrido en España. Actualmente, los usuarios de estas plataformas en España son de algo más de 3,2 millones, por lo que los responsables del sector creen que aún hay mucho margen de mejora. «El 95% del comercio minorista todavía es físico. Estamos lejos de los niveles de otros países de Europa o de EE.UU.», ha apuntado Zimmerman. En concreto, la facturación de las plataformas online en España en 2018 fue de 555 millones de euros, que representa el 15% del total del sector de la comida a domicilio. Mientras, en Francia, Alemania y Reino Unido la facturació en 2017 fue de 600 (13,2%), 800 (15,2%) y 3.500 (49,1%) millones de euros, respectivamente.