La ministra Cospedal, con su homóloga australiana, Marise Payne
La ministra Cospedal, con su homóloga australiana, Marise Payne - EFE

Navantia ultima su oferta para ganar el gran contrato australiano

Cospedal viaja a Australia para conocer detalles del programa de las nueve fragatas

MadridActualizado:

El astillero estatal Navantia ultima una oferta al Ministerio de Defensa australiano para hacerse con el contrato de nueve fragatas para la armada de ese país. Según informan a ABC fuentes de la compañía, «el proyecto se presentará en julio», teniendo como únicos competidores al astillero italiano Fincantieri y el británico BAE.

El objetivo es hacerse con el mayor contrato de su historia, aunque la carga principal de trabajo recaería en los astilleros en Adelaida de Navantia Australia, filial de la compañía española. «Sin embargo, la obtención de ese contrato tendría también un impacto sobre las instalaciones españolas (I+D, diseño, asesoramiento...)».

Fuentes conocedoras del concurso dan grandes opciones al astillero español por tres razones principales: el sólido proyecto de las fragatas F-100 de la Armada Española, en las que se basarían las nueve fragatas australianas; el hecho de que Navantia las fabricaría en el mismo país austral y con apoyo de la industria de defensa de ese país; y la experiencia previa entre Navantia y la Real Marina Australiana, para la cual ya ha fabricado dos LHD tipo «Juan Carlos I» (el «Camberra»y el «Adelaide», contrato firmado en 2007), diseñado tres destructores de la clase «Hobart», construido doce lanchas de desembarco y va a fabricar otros dos buques de aprovisionamiento.

Precisamente, este contrato australiano de nueve fragatas ha sido uno de los asuntos que ha querido conocer de primera mano la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, en su visita a Australia que concluyó ayer con una entrevista con su homóloga australiana, Marise Payne, en Sídney. En la reunión, la ministra estuvo acompañada del director de Navantia Australia, Francisco Barón, y el jefe de Estado Mayor de la Armada, el almirante Teodoro López Calderón.

Ya el lunes, Cospedal se reunió con el ministro australiano de Industrias de la Defensa, Christopher Pyne, para conocer los detalles del programa australiano de construcción naval, valorado en 67.239 millones de dólares (59.815 millones de euros) en su totalidad. Por ejemplo, Francia construirá doce submarinos. «España tiene mucho interés en colaborar con Australia como socio industrial», declaró Cospedal a la agencia Efe.

La ministra española aprovechó su visita a Australia para visitar también la fragata española Cristóbal Colón (F-105), desplegada desde febrero junto a la armada australiana con el objetivo de contribuir al adiestramiento de las dotaciones de los futuros destructores de la clase «Hobart» y participar en maniobras navales junto a otras unidades de la Real Marina Australiana. El buque español concluye su despliegue el 15 de junio.