Vista de la City en Londres
Vista de la City en Londres - ABC

La inversión británica en España esquiva el Brexit

Reino Unido se convierte en el país europeo que más invierte en nuestro país según un informe elaborado por Analistas Financieros Internacionales (Afi)

MadridActualizado:

La inversión británica en España ha esquivado el impacto del Brexit, pero está por ver si hará lo propio con la crisis catalana. Las empresas del Reino Unido aseguran que, si persiste la inseguridad jurídica, podrían reducir su inversión en Cataluña. Una región que recibe más de 700 millones de euros al año de estas compañías.

Es una de las conclusiones de la III Edición del Barómetro sobre clima y perspectivas de la inversión británica en España, que ha sido elaborado por Analistas Financieros Internacionales (Afi) en colaboración con la Cámara de Comercio Británica en España. El informe muestra que Reino Unido es ya el país europeo que más invierte en España, al aglutinar el 12,8% del total. A nivel mundial, solo Estados Unidos (14,4%) le supera.

Un total de 183.000 empleos son generados en España por empresas del Reino Unido, que aportan a las arcas del Estado un total de 6.600 millones de euros al año. Todo ello se produce en un entorno post-Brexit, un acontecimiento que no parece haber frenado el interés de las compañías británicas en nuestro país. Durante los seis primeros meses de 2017, Reino Unido invirtió 1.895 millones de euros, «un caudal similar a otros países, incluso algo por encima», ha sostenido Emilio Ontiveros, presidente de Afi.

Las telecomunicaciones se erigen como el sector que atrae una mayor cuantía de inversiones británicas, con 16.000 millones de euros. Se trata de una cifra que se ha doblado en los últimos cuatro años. Por detrás, se establecen el tabaco (6.200 millones) y la industria energética (3.000 millones).

La inquietud de Cataluña

Madrid lidera el flujo inversor, con más de 4.200 millones de euros. Por detrás se establecen el País Vasco (casi 850 millones) y Cataluña (700 millones de euros). Durante los últimos cuatro años, sin embargo, la inversión se ha reconducido hacia otras regiones como Baleares, que ha recibido 317 millones desde 2013, más del triple que Cataluña.

Y es que el informe advierte de que la crisis política en Cataluña podría frenar los flujos procedentes del Reino Unido. El análisis fue realizado durante el verano y, por tanto, no incluye todavía el impacto del órdago secesionista. Sin embargo, ya señala que, «no es descartable» que la inversión se resienta por este acontecimiento.

A ello se unen indicadores como que el riesgo político, un factor imperceptible el año pasado, suponga actualmente el segundo ámbito que más inquieta a los inversores a la hora de posicionarse en el país. Solo la inversión en I+D le supera.

Cataluña inquieta, pero por el momento no condiciona la inversión del Reino Unido en nuestro país. Las empresas británicas presentes en España han sorteado el Brexit y solamente un 17% lo percibe como un factor que pueda conllevar su deslocalización hacia España. Un 71% de estas compañías consideran que no modificarán su inversión en España, 11 puntos más que el año pasado.