El Rey arropará a las grandes empresas españolas en Brasil y Chile

Botín, Galán, Alierta y Brufau encabezan una amplia delegación de compañías nacionales líderes que viajarán el 4 y 5 de junio a Iberoamérica para afianzar y ampliar su negocio

madrid Actualizado:

La presencia de las grandes empresas españolas en Iberoamérica puede ir a más la próxima semana. En un viaje de Estado el Rey se desplazará a Brasil y Chile, junto a presidentes y directivos de las principales empresas del Ibex 35, para afianzar las inversiones actuales en la zona y buscar nuevas oportunidades de negocio.

Esta misión empresarial respaldada por la Corona tiene especial relevancia ya que se produce a escasas semanas de la expropiación de YPF en Argentina y de Red Eléctrica en Bolivia, lo que ha provocado gran inseguridad jurídica para los intereses nacionales.

Junto a Don Juan Carlos viajarán el presidente de Banco Santander, Emilio Botín, el de Iberdrola, Ignacio Galán, y el de Repsol, Antonio Brufau, entre otros. Estos tres directivos solo irán a Brasil, donde estas firmas españolas tienen una fuerte implantación. Otros presidentes de grandes compañías como el de Telefónica, César Alierta, o el de Iberia, Antonio Vázquez, también se desplazarán a Chile con el Rey.

La delegación empresarial estará encabezada por el presidente de la CEOE, Juan Rosell, el de CEIM, Arturo Fernández, y el presidente del Consejo Superior de Cámaras de Comercio, Manuel Teruel.

Diversificar inversiones

Diversificar las inversiones en destinos fiables parece el cometido principal de esta misión. Se buscan socios seguros. En la agenda, la primera parada se producirá el próximo lunes en Brasilia, donde Don Juan Carlos y la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, presidirán un encuentro entre empresarios de ambos países.

Esa misma noche, parte de la delegación española pondrá rumbo a Santiago de Chile, donde, al día siguiente, se encontrará con el presidente del país, Sebastián Piñera.

Fuentes empresariales califican el viaje como «clave» para la presencia de las compañías nacionales en la región, ya que esperan conseguir acuerdos comerciales «cruciales».

Todos los esfuerzos de la diplomacia y el empresariado nacional se volcarán en el viaje. Así, hoy está prevista una reunión entre los directivos que viajarán la próxima semana, con el objetivo de preparar al detalle el encuentro.

Y es que Brasil y Chile no son los dos únicos destinos apetecibles para las empresas nacionales en la región. El 6 de junio, el Rey se desplazará a Cerro Paranal, en pleno desierto de Atacama en Chile, donde se celebra la Cumbre de la Alianza del Pacífico. Allí, Don Juan Carlos participará en un almuerzo informal con los presidentes de México, Felipe Calderón; de Colombia, Juan Manuel Santos; y de Perú, Ollanta Umala.

En un momento crucial para la economía española, el viaje pretende reforzar la imagen exterior de nuestro país y buscar aliados en la región con gran peso en foros internacionales. El momento es propicio para ello: el próximo 18 y 19 de junio se celebrará en California la Cumbre del G-20, a la que asistirá España como socio invitado, al igual que Chile. Brasil y México son miembros de pleno derecho. Con vistas a posibles decisiones sobre la situación europea por parte del G-20, un apoyo de estos países sería muy beneficioso para España.

Intereses estratégicos

Chile, pero muy especialmente Brasil, son dos socios claves para España. Allí están instaladas las principales firmas de nuestro país: hasta 18 empresas del Ibex 35 en el caso del gigante iberoamericano, y 16 en el estado andino. En total hay más de 400 empresas nacionales en Brasil y más de 1.000 en Chile. Ambos son el primer y el quinto destino respectivamente de las inversiones directas españolas en Iberoamérica, que, según el Instituto de Comercio Exterior (ICEX), en 2011 ascendieron a 4.010 millones de euros en Brasil, y a 163 millones en Chile. Las dos economías están entre los diez destinos donde más aumentó la inversión española entre 2010 y 2011: hasta un 498% en Brasil y un 207% en Chile.

La seguridad jurídica para la inversión extranjera es la principal ventaja de ambos países, unida a sus buenos datos económicos. Desde la Cámara española en Brasil destacan que nuestro país aumentará su inversión incluso en 2012. El objetivo es volver a ganar el tan devaluado peso de España en la escena internacional. Y las empresas son la punta de lanza.