ABC

Las comunidades tienen 137.796 funcionarios más que en 2007

El empleo público en Sanidad crece en diez años un 7,4% y el de Educación, un 2,7%

MADRIDActualizado:

El ajuste del empleo público durante la crisis se ha centrado en los ayuntamientos y en la propia Administración Central, mientras que las comunidades autónomas ya han recuperado el nivel previo al estallido de la burbuja inmobiliaria. Así lo recoge el Banco de España, que ha publicado un informe sobre la evolución del empleo de las Administraciones Públicas en la última década en el que recoge que las comunidades autónomas incrementaron su número de efectivos en 137.796 trabajadores desde 2007, es decir, un 8,8% más que hace diez años. Frente a las autonomías, las corporaciones locales redujeron sus efectivos un 5,8% -es decir, 37.430 empleados menos- mientras que la Administración Central adelgazó un 11,28% -65.300 trabajadores menos-.

De esta forma, se observa que la evolución del número de funcionarios continuó repuntando tras el estallido de la crisis hasta 3,119 millones de 2011. Ello se explica por el retraso en la ejecución de las ofertas de empleo público: de hecho, los últimos datos de 2017 de la EPA registran un descenso del número de trabajadores en las administraciones. En 2012, año en el que llegó al poder el Gobierno de Mariano Rajoy, la Administración se ajustó el cinturón y comenzó a no cubrir todas las bajas, ya que en 2011 se redujo la tasa de reposición de las plantillas públicas. Esto continuó así hasta 2013: el número de empleados públicos tocó suelo entonces en los 2,771 millones. Desde dicho año, la tendencia volvió a revertirse y las administraciones han ido elevando su número de empleados, eso sí, mediante el aumento de interinos, tratando de compensar el recorte de la tasa de reposición. Los temporales entre 2016 y 2015 han aumentado un 17% mientras que los fijos han bajado un 1%.

Esta tendencia se intensificará, en principio, en los próximos años, ya que en 2017 el Gobierno ha aprobado la mayor oferta de empleo público desde 2008, con casi 30.000 nuevas plazas. Asimismo, se fijó el objetivo de convertir la mayor parte de interinos en fijos: ahora suponen un 23% mientras que la meta pactada por Hacienda y sindicatos está por debajo del 8%. La tasa de temporalidad por debajo del 8%, frente al 23% en el que está ahora. Ello es así porque, la destrucción de empleo en la crisis se cebó con los temporales, como ocurrió en el sector privado: mientras los fijos cayeron menos de un 6% entre 2011 y 2013, los temporales se contrajeron un 28%. Por ello, el nivel de temporalidad está lejos del que había hace diez años.

«Las políticas adoptadas en la última década han llevado a una recomposición del empleo público hacia un mayor peso de las comunidades autónomas, del empleo indefinido y de los sectores de educación y sanidad pública», zanja el Banco de España.

Precisamente, Sanidad y Educación han ganado empleados desde 2007: el primero ha aumentado en personal público un 7,4%, hasta los 682.676 efectivos y el segundo, un 2,7%, hasta los 755.735. Como señala el Banco de España, la tasa de reposición media en ambos sectores en 2016 y 2017 fue del 100%, el mismo nivel de 2010. Entremedias, las bajas apenas se cubrieron en todos los ámbitos de la administración, lo que menguó el número de efectivos. De esta forma, los trabajadores en Sanidad suponen un 24,11% del total de empleados públicos y Educación representa un 27%. Como ambas competencias están bajo el control de las comunidades autónomas, ello explica que las regiones sean la administración con más trabajadores de todas.

El número de empleados públicos ha aumentado de forma sostenida desde 1987. Si hace treinta años los asalariados públicos alcanzaban los 1,5 millones, en 2011 esta cifra era más del doble. «Este proceso se encuentra asociado, en gran parte, a la expansión del Estado del Bienestar, los servicios públicos y las transferencias competenciales a las comunidades», concluye el Banco de España.