La Cebit de Hannover, una de las ferias tecnológicas más importantes de Europa, cierra
La Cebit de Hannover, una de las ferias tecnológicas más importantes de Europa, cierra - AFP

Echa el cierre la feria tecnológica donde Bill Gates presentó el Windows 95

La Cebit de Hannover cierra por falta de visitantes y el menor desarrollo de innovación en la región comparado con otros puntos del mundo

BerlínActualizado:

En 1986, el año de su apertura, la CeBIT mostró al mundo la primera pantalla de plasma. Un jovencísimo Bill Gates presentó allí por primera vez su Windows 95 y también en la CeBIT vio por primera vez Europa un lattop, de casi 7 kilos de peso, y una primera cámara de fotos digital en 1996. Considerada como una de las ferias tecnológicas más importantes de Europa y barómetro de la tecnología de la información, la feria de Hannover sin embargo ya no abrirá sus puertas en 2019. El desarrollo más puntero de la digitalización se lleva a cabo en otros polos globales de producción y la disminución de visitantes ha obligado a sus responsables a desistir. Difícilmente podrá darse un peor síntoma que este para la economía alemana y europea. Los avances tecnológicos ya no desean ser presentados en Hannover.

La dirección de la CeBIT, otrora exposición puntera de computadoras, tecnologías de la información, telecomunicaciones, software y servicios, no ha logrado evitar la progresiva disminución de las reservas, que ha caído en picado en los últimos años. Los temas relacionados con la industria se integrarán en la Feria de Hannover, la mayor feria industrial del mundo, ha anunciado la Deutsche Messe AG, que está informando lo más rápidamente posible a los empleados de esta decisión. El jefe de la feria, Oliver Frese, ha pedido al Consejo de Supervisión que lo liberara de sus funciones a partir del 31 de diciembre y el Consejo ha estado de acuerdo. La noticia ha caído como un jarro de agua fría sobre la ciudad y el diario salmón alemán Handeslblatt justifica que su celebración era un «gran riesgo financiero» para la empresa.

Bernd Althusmann, presidente del Consejo de Supervisión y ministro de Economía de Baja Sajonia, ha expresado su «pesar y respeto». Este año, los organizadores de la feria habían intentado reposicionar la Cebit como «el evento digital más importante de Europa» y había lanzado una presentación renovada, acompañada de una gran campaña de imagen. Por primera vez, después de años de decadencia, se presentó un encuentro completamente renovado y con carácter festivo. Incluso se celebró en junio, en lugar de en el lluvioso y frío mes de marzo, para aprovechar la ayuda del buen tiempo. Por primera vez se presentaron robots y vehículos autónomos y el grupo de software SAP, por ejemplo, contribuyó al ambiente relajado con una rueda de la fortuna. «Queremos ser el evento líder para la transformación digital y también atraer a grupos más jóvenes», dijo Oliver Frese, el director de la feria, durante la apertura, confirmando que se habían alcanzado todos los objetivos. Los expositores y socios se mostraron satisfechos. Sin embargo, este entusiasmo no se reflejó necesariamente en las cifras económicas.

Sin embargo, la feria sólo había atraído en total a 120.000 personas al recinto ferial con su nueva imagen, una cifra significativamente inferior a la de 2017, con 200.000 visitantes y muy lejos de los 800.000 que recibió en sus mejores momentos. Los principales clientes, como Hewlett Packard Enterprise, Vodafone y Salesforce, apoyaron el nuevo concepto. Microsoft, en cambio, no tuvo presencia en la Cebit de 2018, adelantándose a un final que ha tomado por sorpresa a la industria alemana, que con esta decisión queda muy por detrás de sus grandes competidores en innovación.