ABC

Las comunidades autónomas cumplen el déficit por primera vez desde 2006

La negociación con Bruselas para salir del Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE) se mantiene abierta

MadridActualizado:

El déficit público de 2017 cerró en el 3,07% y se adecuó así al objetivo fijado por Bruselas. Los datos, que presentará hoy el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, incluirán que las comunidades autónomas redujeron sus números rojos por debajo de su objetivo del 0,6%, por lo que habrán cumplido por primera vez desde 2006. Los municipios tuvieron un superávit en línea con el del año pasado, del 0,6%. La Seguridad Social, en palabras de la ministra de Empleo, Fátima Báñez, hace unas semanas, tuvo un agujero del 1,4%, de 16.800 millones. La Administración con más déficit será el Estado, aunque su ajuste fue el mayor de todos en este año, cercano a un punto del PIB. Hoy se conocerán los números definitivos.

Sin embargo, España se queda a las puertas de salir automáticamente del Procedimiento de Déficit Excesivo (PDE) en el que lleva embarcada desde 2009 y que establece un mayor control sobre las cuentas públicas por parte de la Comisión Europea. Pese a que salir de esta tutela no es un camino de rosas, ya que supondría entrar en el lado preventivo del control, el Gobierno negociará con la Comisión Europea salir del PDE, aún con un déficit del 3,07%. A estas siete centésimas de diferencia se le suma una décima más de la ayuda bancaria, por lo que la negociación no será fácil, ya que en principio España debía haberlo bajado al 3% en total, incluyéndolo todo.

Fuentes del Ejecutivo dicen que España argumentará el enorme esfuerzo fiscal ejecutado y que el pasado jueves ya recordó el presidente Mariano Rajoy en Bruselas cuando anunció el dato en Twitter: se ha bajado en un año del 4,3 al 3,1%. Desde 2011 el desequilibrio ha bajado a una tercera parte.

«Decisión política»

Además, estas fuentes señalan que el objetivo del 3,1%, a una escasa décima del 3% que marca la salida del PDE, ya parecía apuntar a una suavización de la Comisión. Nunca un país ha salido del PDE con un déficit superior -aunque sea levemente- del 3%, pero al Gobierno también le beneficia el calendario político: el año que viene hay elecciones europeas y sería un éxito para la actual Comisión encarrilar la campaña con todos los países miembros fuera del Procedimiento de Déficit Excesivo, frente a los siete que había en 2014, cuando Pierre Moscovici tomó el cargo de comisario económico. Todo ello, premiando el esfuerzo de España, un habitual ejemplo en el relato de salida de la crisis de la Comisión Europea. «Es una decisión política», remarcan estas fuentes.

Como fuere, la negociación será ardua. Francia ya ha anunciado que su desequilibrio en 2017 estuvo entre el 2,7 y el 2,8%, lo que podría dejar a España como único país en el club de los alumnos incumplidores y de nuevo será el estado con un mayor déficit de la UE. Si se pasara al brazo preventivo, España debería reducir en dos puntos anuales su deuda pública, amasar una bajada del déficit estructural suficiente para encarrilar el equilibrio en el medio plazo y cumplir de forma agregada con la regla de gasto. En tiempos de bonanza, estos límites son mayores que la mera reducción de déficit. A todo ello se le suma un dato: el año que viene hay elecciones autonómicas y municipales, el fantasma de las generales ante la minoría del Gobierno sigue sobrevolando y España nunca ha logrado cumplir con las reglas fiscales cuando había urnas de por medio.