Imagen de archivo de una sucursal del BBVA
Imagen de archivo de una sucursal del BBVA - ABC

El BBVA pedirá la imputación de López Negrete en el caso Ausbanc-Manos Limpias

El banco pide al juez personarse como acusación particular al ser presunta víctima de la extorsión: denuncia una campañas de Pinea de «acoso y agresión»

MadridActualizado:

El BBVA presentó ayer en el Juzgado Central de Instrucción número uno de la Audiencia Nacional el escrito para personarse como acusación particular en el caso Ausbanc-Manos Limpias. La entidad argumenta que sufrió una campaña de acoso por parte del presidente de Ausbanc, Luis Pineda, cuando se negaron a seguir cumpliendo con las exigencias económicas del presunto líder de la trama de extorsión, en prisión provisional tras su detención el pasado 15 de abril, una operación avanzada por ABC.

Según las fuentes consultadas por ABC, si el juez Santiago Pedraz admite la personación, una de las medidas que tomará el banco será solicitar la imputación de la abogada de Manos Limpias Viriginia López Negrete, quien, como desveló ABC el pasado 14 de abril, actuó de forma coordinada con Pineda para atacar al BBVA, extremo que ya declaró ante la UDEF uno de los testigos del caso.

Por un lado, la letrada, que ejerce la acusación popular de Manos Limpias en el caso Nóos, trató por dos veces que el juez José Castro imputara al directivo del BBVA Antonio Ballabriga «para luego extorsionar al banco», según declaró el testigo de la UDEF, vinculado a Ausbanc. En 2013, «Pineda encargó a Virginia López que consiguiera la imputación de Ballabriga como fuera, para luego cobrarle al banco a cambio de retirarla y que se librara del juicio». Ballabriga, jefe de Responsabilidad y Reputación Corporativa de BBVA, había declarado como imputado ante Castro, quien levantó la acusación tras escucharlo y rechazó después las solicitudes de Negrete.

«Reventar la Junta»

En paralelo a estos sucesos, la letrada relevó a Pineda en una de sus «obsesiones», reventar la Junta de Accionistas del BBVA. Acudió a la Junta celebrada el 15 de marzo de 2013 en Bilbao, donde tomó la palabra en el turno de accionistas, como hacía Pineda, para decir que Ballabriga, que había trabajado en el Instituto Nóos, iba a ser imputado de nuevo.

Tuit de Luis Pineda congratulándose de la actuación de Virginia López en la Junta del BBVA de 2013
Tuit de Luis Pineda congratulándose de la actuación de Virginia López en la Junta del BBVA de 2013 - ABC

Al margen de esto, el sumario del caso recoge otro episodio que podría costarle la imputación a la letrada. Virginia López telefoneó al líder de Manos Limpias, Miguel Bernad, el pasado 14 de abril, un día antes de su detención, precisamente para avisarle de que «dos periodistas» le habían contado que la UDEF iba a detenerle, al tiempo que le instó a tomar una serie de medidas en el sindicato para dejar el caso Nóos «atado» si se producía la detención, como avanzó este diario. Según las fuentes consultadas, este hecho podría constituir un delito de colaboración con la «organización criminal» que lideraban Pineda y Bernad.

«Calvorota corrupto»

El juez Pedraz, previo informe de la Fiscalía, tendrá que decidir en los próximos días si admite la personación del BBVA en el caso. El escrito presentado incide en que «desde el momento en el que BBVA decidió dar por finalizado cualquier patrocinio o publicidad con Ausbanc (...) Luis Pineda desencadenó una feroz campaña de acoso y desprestigio contra BBVA y sus directivos». El banco cita como ejemplos, entre otros, la publicación de «artículos denigatorios contra BBVA» y «acosar, denigrar y menospreciar en redes sociales a la entidad». El banco ha protocolizado ante notario los tuits de Luis Pineda, con este tono: «Hay algunos a los que sus madres deberían haberse quedado con la cigüeña que con ellos!!! Pte. BBVA. Calvorota corrupto».

La entidad también cita dentro de esta campaña «intervenir en las Juntas Generales de Accionistas en evidenet abuso de los derechos societarios», en alusión a las intervenciones de Pineda y López Negrete, entre otros.

Las acciones de Pineda cesaron cuando, en 2009, accedió a patrocinar unos actos benéficos que organizaba Pineda y también a comprar los «informes trimestrales de quejas» que editaba Ausbanc. A finales de 2011, el BBVA cerró definitivamente el grifo y, de forma automática, Ausbanc reanudó las campañas de «acoso y agresión».