Las gasolineras no han trasladado la fuerte caída del petróleo
Las gasolineras no han trasladado la fuerte caída del petróleo - abc

El crudo baja un 43% desde junio y los carburantes solo un 13% de media

El petróleo Brent mantiene su caída y ayer cerró a 66,84 dólares el barril

Actualizado:

Los consumidores han empezado ya a notar una ligera caída de los precios de los carburantes en nuestro país. Sin embargo, este descenso nada tiene que ver con el desplome que ha sufrido la cotización del petróleo en los mercados internacionales en los últimos meses. Así, mientras el crudo ha bajado un 43% desde junio, cuando un barril costaba 115 dólares, los precios de los combustibles se habían abaratado tan solo un 10% de media hasta principios de este mes, aunque este porcentaje se eleva en estos momentos al 13%.

El precio medio de la gasolina sin plomo de 95 octanos es ahora de 1,2 euros el litro y el del gasóleo de 1,1 euros, sus niveles más bajos en dos años. El petróleo Brent, de referencia en Europa, se sitúa sobre los 66 dólares el barril, su cotización más baja en cinco años. Este martes cerró a 66,84 dólares.

La mayoría de consumidores no entienden por qué si el crudo ha descendido un 43% en los últimos meses, los carburantes solo lo han hecho en un 13%. Desde el Gobierno, el ministro de Economía, Luis de Guindos, ha pedido hace unos días públicamente a las petroleras que repercutan en los precios de los carburantes la fuerte caída del petróleo. Y el titular de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, está preparando una nueva reforma de la ley de Hidrocarburos para introducir más competencia en el sector, lo que ocasionaría un teórico descenso de los precios.

De momento, las medidas adoptadas en esta legislatura apenas han repercutido en los consumidores, como la supresión de trabas administrativas para abrir estaciones de servicio. En una situación de crisis, con una caída de las ventas de casi el 40%, el que haya unas decenas más de gasolineras no conlleva una caída generalizada de los precios.

«Un grave error»

Para explicar por qué no descienden tanto los carburantes como lo hace el crudo hay que tener en cuenta, por un lado, que ya no se toma como referencia la cotización del petróleo para fijar los precios de los carburantes, sino las cotizaciones internacionales de la gasolina y del gasóleo, que se negocian en los mercados como cualquier otra materia prima.

«Comparar porcentualmente el precio del crudo y el de los carburantes es un grave error», subrayan fuentes de AOP, la Asociación Española de Operadores de Productos Petrolíferos. «Los precios en el surtidor sí que están reflejando las caídas de las cotizaciones internacionales de la gasolina y del gasóleo, que es la referencia que se debe tener en cuenta», añaden las mismas fuentes.

Las compañías del sector apuntan que este año, hasta principios de diciembre, las cotizaciones del Brent han caído el equivalente a 13,8 céntimos de euro por litro. Respecto a la gasolina 95, sus cotizaciones han bajado 14,4 céntimos, y 14,3 céntimos el caso del gasóleo. Y añaden que el Fondo de Eficiencia Energética creado por el Gobierno ha supuesto un incremento de los costes en torno a 0,4 céntimos, que explica la diferencia entre el comportamiento de las cotizaciones y del precio antes de impuestos (PAI)».

Los hípers, los más baratos

El último informe de la CNMC (Comisión Nacional del Mercado y la Competencia) sobre el mercado petrolero indicaba que los operadores independientes y los hípers fueron los que ofrecieron los precios más baratos de los combustibles en octubre. El precio medio de la gasolina en las grandes superficies fue de 1,328 euros el litro, y de 1,329 euros el gasóleo.

De las tres grandes compañías que dominan el mercado español, BP fue la que tuvo los precios medios del gasóleo más baratos durante octubre, según la CNMC (1,298 euros el litro). Sin embargo, en el caso de la gasolina, fue Repsol la más barata (1,376 euros). Asimismo, los precios de las estaciones de servicio situadas en las autopistas siguen siendo más caros que las de las gasolineras de las carreteras.

Por otro lado, existen dos factores que frenan la caída de los precios de los carburantes respecto al petróleo y a las cotizaciones internacionales de la gasolina y del gasóleo. Uno es el cambio euro/dólar, ya que en los mercados internacionales del crudo y de sus derivados se negocia en dólares, mientras que los combustibles se venden en euros y esta moneda se ha depreciado más de un 10% en los últimos meses. El otro son los impuestos, que suponen más del 50% del precio de venta al público de los carburantes. Es decir, que los descensos de las materias primas repercuten tan solo en el 30% del precio final de los combustibles, ya que el resto son márgenes y costes de distribución.

También hay que destacar que si el crudo se mantiene por debajo de los 70 dólares durante unos meses, nuestro país se ahorrará entre 5.000 y 10.000 millones de euros en la factura energética, que cada año supone un desembolso de unos 40.000 millones de euros.