El Gobierno mejora sus previsiones: el PIB crecerá un 1,5% en 2014 y un 2% en 2015
El ministro de Economía, Luis de Guindos, durante su comparecencia en el Congreso - efe

El Gobierno mejora sus previsiones: el PIB crecerá un 1,5% en 2014 y un 2% en 2015

El ministro de Economía, Luis de Guindos, que ha defendido en el Congreso el efecto positivo del rescate financiero sobre la economía, ha anunciado que el Ejecutivo espera también una reducción adicional de la tasa de desempleo

Actualizado:

El Gobierno tiene constancia de que la recuperación de la economía española, después de cuatro trimestres consecutivos al alza y un crecimiento cada vez superior, se ha consolidado. Y así lo recogerá en su próximo cuadro macroeconómico, que publicará en septiembre y a partir del cual elaborará los Presupuestos Generales del Estado para el próximo ejercicio. En ese escenario, el Ejecutivo revisará sus previsiones al alza, pronosticando que el Producto Interior Bruto (PIB) avanzará un 1,5% al cierre de este año y cerca del 2% en 2015, según ha avanzado este martes el ministro de Economía, Luis de Guindos.

«Hemos logrado lo más difícil: salir de la recesión y crecer de forma sostenida», ha dicho durante su comparecencia en la comisión de Economía del Congreso de los Diputados. «Hemos consolidado la recuperación y la economía avanza con una trayectoria ascendente», ha recalcado.

Hasta ahora, la previsión del Ejecutivo popular, de las más conservadoras, apuntaba a un crecimiento del 1,2% durante estos doce meses y del 1,8% en 2015. Con esta inminente revisión, los pronósticos del Gobierno se acercarán al consenso de analistas, que se ha venido modificando al alza conforme la recuperación de la economía española se hace más fuerte. En esa línea, el Ejecutivo, según De Guindos, incluirá en su cuadro macroeconómico una tasa de paro más baja, a la vista de la mejora del mercado laboral.

«Todos los indicadores apuntan en la misma dirección: que la recuperación continúa», ha insistido el responsable de Economía, quien en todo caso ha asegurado que el Gobierno no bajará la guardia y en los próximos meses seguirá desplegando su agenda de reformas. Entre otras, aprobará y modificará la ley financiera, la normativa concursal y las leyes de auditoría y de servicios y colegios profesionales, abordará una reforma del gobierno corporativo de las cooperativas de crédito y aprobará la reforma fiscal.

De hecho, De Guindos ha comparecido en el Parlamento a petición propia para explicar las modificaciones que el Ejecutivo hará a la ley hipotecaria, con la que el Gobierno pretendía atajar el problema social de los desahucios y facilitar la refinanciación de las deudas hipotecarias, para ajustarla a la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que la sigue considerando abusiva.

Además, y a petición de la oposición, el ministro ha explicado la venta de Catalunya Banc a BBVA con unas pérdidas para el Estado de unos 12.000 millones de euros, lo que eleva aún más la factura que el rescate de las cajas de ahorros inviables ha tenido para el contribuyente. «Si la reestructuración se hubiera hecho con antelación, el coste hubiera sido otro», ha dicho en clara referencia al retraso de al menos dos años con que España abordó ese proceso, pues el Gobierno de Rodríguez Zapatero promovió las fusiones como posible solución a la debacle de esas entidades.

«Sin la reestructuración y saneamiento del sector financiero, la recuperación no hubiera sido posible», ha explicado De Guindos, recordando que hace dos años la solvencia de la banca nacional era «el principal lastre de la economía española» y lo que impidió al país acceder a los mercados y casi lo lleva a la petición del rescate total. «Hoy la banca ha pasado a convertirse en un soporte de la recuperación», ha zanjado.