Madrid y La Rioja, las autonomías donde se pagan los impuestos más bajos
Los madrileños están entre los españoles que menos impuestos pagan por decisión del Gobierno de esa comunidad - ABC
asimetría fiscal

Madrid y La Rioja, las autonomías donde se pagan los impuestos más bajos

Los contribuyentes de Andalucía, Asturias y Cataluña soportan los tributos más altos

Actualizado:

Vivir en una comunidad autónoma o en otra no es indiferente a la hora de pagar impuestos, según las conclusions a las que ha llegado el Registro de Economistas Asesores Fiscales (REAF). Madrileños y riojanos son los que pagan los impuestos más bajos, frente a andaluces, catalanes y asturianos, que son los que soportan una carga impositiva más alta.

Estas diferencias se notan más a medida que aumentan los niveles de renta. En el caso del Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) si un contribuyente con ingresos de 300.000 euros es residente en Andalucía pagará a Hacienda 143.361 euros y si vive en Madrid 134.794 euros, es decir, 8.567 euros más.

En el Impuesto sobre Patrimonio ocurre otro tanto, a más bienes más diferencia entre regiones, aunque en este apartado destaca sobre el resto Cataluña. En el caso de un patrimonio de 800.000 euros el contribuyente que viva en Cataluña pagará 776,16 euros anuales, frente a los cero euros que pagará si vive en Madrid, un «oasis» para este impuesto, o a los 200 euros de media que pagaría si viviera en cualquier otra comunidad autónoma española. El Gobierno catalán rebajó el mínimo exento del Impuesto de Patrimonio de 700.000 a 500.000 euros.

En el Impuesto sobre Sucesiones las diferencias entre regiones son también notables ya que, por ejemplo, en el caso de un joven de 30 años que hereda bienes de sus padres por importe de 800.000 euros no pagaría apenas nada de impuestos en Cataluña y muy pocos en Cantabria, Comunidad Valenciana, La Rioja, Madrid y Murcia. En Castilla-La Mancha se pagarían menos de 8.000 euros y en Castilla y León, Canarias, Extremadura, Asturias y Andalucía se pagaría una media de 150.000 euros, siendo la diferencia entre la comunidad donde menos se paga y en la que más de 163.696 euros.

Al margen de estos ejemplos el REAF constata la tendencia de las comunidades a suprimir o limitar deducciones y a subir tipos, «aunque esta vía tiene poco recorrido por los tipos tan elevados que tiene España en comparación con los países de nuestro entorno».

En materia de perspectivas los asesores fiscales creen que en el Gobierno tiene que hacer una reforma en profundidad del Impuesto de Sociedades para aumentar su recaudación y aclarar algunos aspectos de la soberanía tributaria, como lo ocurrido con la fiscalidad de los depósitos bancarios.