Copa del Rey de Clásicos

Alex Pella: «Los récords están hechos para batirse»

«La Vendée es una regata muy potente y lo intenté varias veces sin éxito, pero cuando das el salto a los trimaranes oceánicos, es otro nivel de barco»

Mahón (Menorca) Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El mejor navegante oceánico español de la historia ha vuelto a Mahón para participar junto a sus hermanos en la XVI Copa del Rey de Barcos Clásicos a bordo del Galvana. Recientemete premiado con el premio “Juan Sebastián Elcano” por su récord de la vuelta al mundo, Alex Pella disfruta estos días de la navegación en un barco de 1974 antes de afrontar la Brest Atlantiques a bordo de un maxitrimarán de última generación.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

Este es el cuarto año en Mahón con el Galvana, el barco que tengo con mis hermanos, y para nosotros ya es una victoria estar aquí cuatro años seguidos. A nivel oceánico estoy haciendo muchas cosas, me gusta diversificar. Estoy embarcado en la clase de trimaranes Ultime, en un barco que se llama Actual Leader, de mi amigo Yves Le Blevec, en el que hemos corrido una serie de regatas para preparar la Brest Atlantiques, una travesía de 14.000 millas a dos en estos barcos increíbles de 33 metros de eslora y 26 de manga. Salimos solo cuatro barcos porque no hay más en activo en este momento.

¿Tienes todavía la intención de participar algún día en la Vendée Globe?

La Vendée es una regata muy potente y lo intenté varias veces sin éxito, pero cuando das el salto a los trimaranes oceánicos, es otro nivel de barco: la velocidad, la gestión del estrés... Es otra manera de navegar a la que estoy muy enganchado. Como soy uno de los pocos patrones con experiencia en este tipo de barco y tiempo solo hay uno, lo tienes que dedicar a lo que realmente quieres.

Te has especializado en navegar en solitario o con tripulación reducida, ¿prefieres poca gente a bordo?

A mí me gusta la gente a bordo, en el Galvana somos 13 hoy, pero en el offshore el tema humano es muy complicado de llevar. Es un factor más, añadido al de estar en el mar en regata y en competición. Es muy agradecido cuando el barco te sobrepasa, tienes mucho trabajo y debes priorizar las cosas. Esa es la gran diferencia entre tripulación reducida y completa. Empecé en la vela oceánica navegando en solitario y tengo una escuela que es más en ese sentido.

¿Crees que España da la espalda a la vela oceánica?

En realidad se le da la espalda al mar. Tenemos un país que no es marino, aunque nos cueste decirlo, no hay una cultura de la mar en la sociedad. España tiene una calidad de vida estupenda, pero los que nos dedicamos a la vela y querríamos tener más presencia nos encontramos con esta dificultad, aunque yo prefiero verlo como una oportunidad.

¿Dónde habría llegado Alex Pella de haber nacido en Francia?

Pues no tengo ni idea. Yo resido seis meses al año en la Bretaña francesa, estoy allí a gusto, me tratan muy bien y tengo grandes amigos. En los últimos cuatro años he tenido mucha actividad, así que no les tengo nada que reprochar. Y cuando vengo a mi país, España, soy feliz también con mi familia, mi barco y mis amigos.

Has competido en algunos de los barcos de vela más innovadores pero resulta curioso que a la hora de tener una embarcación hayas elegido una clásica…

Este es un barco que se construyó en Barcelona, nosotros lo conocíamos de niños y lo recuperamos en el año 2003 con mis hermanos. Es un barco muy diferente, que va a ocho o diez nudos máximo mientras que los trimaranes a esa velocidad parece que están parados. A mí, personalmente, me gusta estar en el agua y si en vez de en este estuviera en el de al lado también estaría feliz. Eso sí, tengo mucho cariño al Galvana.

De vueltas al mundo sabes un rato. De hecho tienes el actual récord del Trofeo Jules Verne con un registro de 40 días, 23 horas, 30 minutos y 30 segundos. ¿Se puede bajar de esa marca?

Los récords siempre están para batirse. Cuando salimos teníamos por delante una marca que la gente decía que no íbamos a bajar y la dejamos en cuatro días y medio menos. Ahora los barcos todavía han evolucionado más, los nuevos trimaranes tienen un potencial increíble, pero aún son jóvenes. Seguro que estos barcos voladores batirán este récord. Que el barco vaya más rápido no te garantiza lograr el récord porque también cuenta la fiabilidad. Pero es cierto que si tienes un barco más rápido, conseguirás colocarte mejor y podrás encarar mejor los diferentes sistemas meteorológicos que te darán la oportunidad de superar ese récord.

En esta regata se hará un pequeño homenaje al quinto centenario de la primera vuelta al Mundo completada por Elcano, ¿no crees que se debería haber dado más eco a esta efeméride?

No podemos decir esto todavía porque el quinto centenario durará tres años en el tiempo. Se van a hacer una serie de eventos y creo que el objetivo que tiene la comisión creada es dar a conocer esta historia de la primera vuelta al Mundo que es maravillosa. Hay proyectos diversos pero lo bonito sería aprovechar la oportunidad para dar a conocer a la sociedad española el mundo del mar.

Pronto seréis uno más en la familia, ¿cómo llevas lo de pasar tiempo lejos de los tuyos?

Es complicado. Resido en España y mi actividad cada vez es más exigente, está en Bretaña. Ahora vamos a tener familia, estoy muy feliz y mi mujer también, es una cosa nueva a gestionar. Me está costando un poco más a nivel emocional y no sé qué me va a compensar en los próximos años, si pasar más tiempo en casa o hacer estos grandes proyectos que siempre soñé de niño.