Alemania

El futuro proyecto del Bayern de Múnich

El presidente del club bávaro, que ha anunciado la mayor inversión en fichajes el próximo verano, baraja un gran número de nombres para renovar la plantilla

Actualizado:

El Bayern de Múnich quiere volver al lugar que le corresponde en Europa. La reciente eliminación en los octavos de final ante el Liverpool han reactivado las chequeras que parecían estar guardadas en el cajón después de un pasado verano en el que tan solo firmaron a dos jugadores, Alphonso Davies -por diez mil euros- y Leon Goretzka, que llegó con la carta de libertad.

Un equipo completamente renovado es lo que busca Uli Hoeness. El presidente del club bávaro anunció que prepara la « mayor inversión de la historia del Bayern» para volver a luchar por la Champions League. Un rejuvenecimiento obligado después del estrépito sufrido en octavos con el equipo de Klopp. Una caída que no sucedía desde 2011 cuando le eliminó el Inter de Milán.

Para llevar a cabo la revolución de la plantilla, primero se deberá emprender la operación salida. Los que han sido dos de sus baluartes ofensivos en la última década, como son Robben y Ribery, abandonarán el club a final de la presente temporada. Algo que obligará a Hoeness a buscar por lo menos un relevo a uno de los extremos, pues este año Serge Gnabry, de 23 años, se ha destapado como un gran candidato a ocupar uno de los costados.

El Real Madrid juega un pequeño papel en los planes del Bayern. Esto se debe a que uno de los jugadores con mayor calidad técnica de la escuadra teutona es propiedad del conjunto blanco. James Rodríguez finaliza su cesión de dos años y lo previsible es que vuelva al Santiago Bernabéu, a no ser que los bávaros ejerzan su opción de compra de 45 millones de euros. Una opción poco probable ya que el colombiano no ha rendido todo lo que se esperaba de él, especialmente este último curso.

El nombre de Robert Lewandowski salta a la palestra cada verano. El polaco ha sido uno de los delanteros más cotizados en Europa en los últimos años y puede que su periplo en tierras germanas haya llegado a su fin. Pretendido por grandes clubes, el Bayern podría sacar una buena tajada por su ariete, una cantidad que invertiría en un nuevo encargado de perforar las redes rivales. Muchas de las miradas de los directivos alemanes están puestas en Timo Werner. Al internacional con la « Die Mannschaft» se le ha quedado pequeño el Red Bull Leipzig y el fichaje por un equipo de su mismo país y candidato a ganar la Copa de Europa sería el salto de calidad que el atacante estaría buscando.

Dos jugadores confirmados

En el apartado de altas, el cuadro teutón tiene confirmado a dos jugadores. Uno de ellos fue una de las revelaciones del Mundial de Rusia 2018. Benjamin Pavard está destinado a establecerse el lateral diestro del Bayern. Una posición que actualmente ocupa Joshua Kimmich, aunque sus orígenes en el centro del campo hacen pensar que será el encargado de engrasar el juego alemán desde el mediocentro. El otro futbolista es el delantero de 19 años Jann Fiete Arp, que juega en el Hamburgo en la segunda división. No obstante, su escaso historial anotador (dos goles en este curso) será un gran hándicap para permanecer en el Allianz Arena, por lo que previsiblemente será cedido.

Otro equipo madrileño puede ver trastocados sus planes deportivos por la revolución muniquesa. A lo largo de esta campaña, numerosos rumores colocan a Lucas Hernández, actual jugador del Atlético de Madrid, con la elástica roja, y según el diario «Bild» ya ha dado el «sí» al conjunto alemán, que deberá abonar la claúsula del francés valorada en 80 millones de euros.

Infinidad de nombres se barajan en estos momentos en las oficinas del Bayern. Lo que está claro es que el pentacampeón de Europa está dispuesto a tirar la casa por la ventana con tal de volver a infundir el respeto que ha perdido en esta temporada.