Joachim Low dirige un entrenamiento de Alemania en el que todavía estaba presente Jerome Boateng, uno de sus descartes
Joachim Low dirige un entrenamiento de Alemania en el que todavía estaba presente Jerome Boateng, uno de sus descartes - REUTERS
Selecciones

Low consuma la revolución alemana

El seleccionador germana, que descartó a Muller, Boateng y Hummels, renueva al combinado con jóvenes promesas de la Bundesliga

Actualizado:

El estrepitoso fracaso de la selección alemana en el Mundial de Rusia exigía una revolución. En tierras germanas se dudaba si Joachim Low podría llevarla a cabo, unas dudas que está comenzando a disipar.

A principios del mes de marzo, el seleccionador decidió no contar más con Thomas Muller, Jerome Boateng y Mats Hummels. Tres pilares básicos del éxito en la «Die Mannschaft» y del Bayern de Múnich en el pasado. Todos ellos campeones del mundo y, salvo Hummels, de la Champions League de 2013. No ha tenido que buscar fuera de las fronteras de la Bundesliga para buscar reemplazo a estos pesos pesados.

Para el amistoso que disputará hoy (20.45) contra Serbia y el clasificatorio para la Eurocopa de 2020 frente a Holanda, Low ha convocado a tres caras nuevas. Todos ellos están ante su primera llamada de la absoluta y tienen el difícil objetivo de olvidar la debacle rusa y conformar un proyecto ilusionante para la Copa de Europa.

El más joven de ellos y sobre el que más esperanzas recaen es Maximilian Eggestein. Este centrocampista de 22 años forjado en el Werder Bremen está encomendado a ser el motor alemán para la próxima década. Su fútbol creativo y su visión de juego le convierten en un gran complemento de Toni Kroos e incluso su relevo natural llegado el momento de la retirada del centrocampista del Real Madrid.

La velocidad y la profundidad son dos cualidades que cualquier entrenador desea para su equipo. Unas características que Low ha visto en Lukas Klostermann. Lateral derecho del Red Bull Leipzig que está destapándose como una de las revelaciones de la Bundesliga y al que muchos medios ya colocan en el Arsenal y en otros grandes de la Premier League, una liga que premia la rapidez de los carrileros como pocas en el panorama europeo.

A pesar de que el combinado teutón ha buscado en estos últimos años el fútbol de toque, la fortaleza física siempre ha sido una máxima. Así justifica su presencia Niklas Stark, defensor del Hertha Berlín que se desempeña como central, pero que puede ocupar el puesto de pivote defensivo. Ideal para echar el cerrojo al mediocampo ante equipos ofensivos, como previsiblemente se plantará Holanda el próximo día 23.

Malestar en el Bayern

No solo la ilusión por ver a las jóvenes promesas recorre estos días Alemania, también malestar. Es el caso del Bayern de Múnich. Ante la decisión de prescindir de Muller, Boateng y Hummels no sentó nada bien a la directiva bávara. Fue el presidente Karl-Heinz Rummenigge el que escenificó esa indignación.

«Estamos decepcionados de que los jugadores y el público hayan sido informados de esta decisión antes de partidos cruciales para el Bayern. Nos sorprendió que esto sucediera como parte de una visita inesperada de Low y (del mánager del equipo) Oliver Bierhoffal Bayern», señaló el directivo muniqués en un comunicado conjunto con el director deportivo del club, Hasan Salihamidzic.

Tampoco dudó Muller en mostrar su disconformidad con el que ha sido su seleccionador durante casi una década. « Cuanto más lo pienso, más me molesta la forma en que se hizo. La decisión del entrenador me dejó perplejo. Un entrenador debe tomar decisiones deportivas, no tengo ningún problema con eso, pero sobre todo no entiendo la naturaleza de la decisión. Mats, Jerome y yo aún podemos jugar al más alto nivel», expresó el atacante a través de un vídeo en las redes sociales.

No solo debe consumar una revolución para volver a la senda del triunfo, Joachim Low aún debe apagar numerosos fuegos y buscar la estabilidad que le llevó a ser campeón del mundo en 2014.