La selección, con muchas caras nuevas, ayer durante el entrenamiento en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas - EFE
Selección

Una España en la que caben todos

Madrid, Barcelona y Atlético pierden el histórico protagonismo en la selección, más abierta que nunca con Luis Enrique. Ha llamado ya a 41 jugadores de 20 clubes distintos

Actualizado:

Va cayendo la tarde en Las Rozas, algo más fresca que en este verano anticipado de las últimas semanas, y unos niños, uniformados de rojo como corresponde, preguntan a un adulto por la identidad de uno de los jugadores. Hay caras nuevas en esta España, tantas como ocho en la cuarta lista de Luis Enrique, y el casting parece interminable, pues el seleccionador ya ha reclutado a 41 futbolistas. Se ha abierto España, y se ha abierto tanto que por aquí desfilan peloteros de cualquier equipo, enterrada la hegemonía de los grandes. Real Madrid y Barcelona, con la ayuda, mayoritariamente, del Atlético de Madrid o del Valencia, han nutrido al combinado nacional desde siempre, pero ahora hay un montón de escudos representados en la Ciudad del Fútbol. Esos 41 citados representan a 20 clubes, que son muchísimos. En esta España, visto está, caben todos. (Horario y dónde ver el España-Noruega).

Luis Enrique ya anunció desde su aterrizaje que trabajaba con un listado de ochenta y tantos jugadores, que ha pasado a ser de 60 para esta concentración, estrenada desde ayer para preparar los partidos ante Noruega (el sábado en Valencia) y Malta (a domicilio, el martes 26). Sostiene el asturiano que cuenta con todos, que en España no hay fijos, y advierte de que seguirá agitando la coctelera hasta dar con la tecla. «Si me garantizara que tener una base más fija me ayudaría a ganar trofeos… Yo voy haciendo en función a lo que consideramos oportuno. Hay jugadores a los que conozco de sus equipos y me gusta verlos en una concentración porque hay muchos detalles que puedes apreciar de manera más clara. Seguramente esta lista se irá ampliando, no tengo dudas, pero estamos en fase de evolucionar, quiero que haya competencia porque ayuda muchísimo a que el nivel suba».

Se abre, pues, un debate interesante. Mientras la afición se cuestiona sobre la idoneidad de dar oportunidades a futbolistas de menos pedigrí que militan en conjuntos de la clase media, habituado el pueblo a que en la selección se mezclen las estrellas contrastadas (la mayoría ya no están), la mayoría de los técnicos aplaude el libreto de Luis Enrique.

Más competencia

«Es mucho mejor porque eso fomenta la competencia entre los jugadores. Tiene mucho que ver el hecho de que la Liga sea mucho más disputada, hay más nivel ahora. Antes, los grandes dominaban con más autoridad, había tres o cuatro equipos que se escapaba, pero ahora cualquier equipo compite con garantías contra los más fuertes», introduce Ginés Meléndez, responsable durante años de la cantera de la Federación Española de Fútbol y ahora trabajando en Armenia. En su línea se posiciona Luis Milla, exseleccionador sub 21 y hasta hace poco entrenador de Indonesia: «Creo que en esta Liga, que está mucho más igualada ahora, se abren las posibilidades para que entren muchos más futbolistas. La clasificación se aprieta, no es como antes, en donde siempre estaban los cuatro más poderosos y el resto».

España ganó el Mundial con la esencia de ese Barcelona estupendo (siete azulgranas en Sudáfrica) y en Rusia hubo seis madridistas, ejemplos que chocan de pleno con la España que se entrenó ayer a puerta abierta en Las Rozas. «Es verdad que ha habido otros técnicos que cogieron como base a seis o siete jugadores del mismo equipo. Que no era nada malo, ¿eh?», opina Milla. «Eran jugadores que funcionaban muy bien para lo que quería España en un momento concreto, como el Barça con Xavi, Iniesta y compañía. Yo mismo, en la sub 19, tenía un grupo con muchos jugadores del Barcelona, también unos siete, porque se adaptaban mucho a nuestro estilo».

Mensaje a la cantera

Ahora, sin embargo, abunda la variedad y, más allá del momento puntual de uno u otro jugador, hay que mirar más allá. «Tiene que ver también el éxito de las canteras. Se han formado grandes futbolistas y también es gracias a los buenos entrenadores que tenemos en España, que han crecido con un método que es referencia a nivel mundial. Pero el caso es que ahora los niños ven que no es imprescindible estar en el Madrid o en el Barça para cumplir el sueño de la selección. Como todos no caben en esos equipos, entienden que deben progresar en otros lugares sin que suponga un problema», aporta Meléndez. «En la Federación se ha trabajado muy bien estos últimos años para tener informes de todos los futbolistas seleccionables. Los técnicos tienen buenos estudios y los internacionales que llegan a la absoluta lo hacen después de muchos seguimientos, no es casualidad ni flor de un día».

Para el futbolista, para todo aquel que no esté en un grande, es una bendición la llegada de Luis Enrique. Salva Ballesta, técnico del Móstoles y que debutó como internacional mientras se empachaba de goles en el Racing, detalla el sentimiento de esos jugadores que no tienen tanto foco mediático. «La selección, históricamente, ha estado copada por los grandes. Y es lógico porque ahí están los mejores jugadores. Ahora bien, a Luis Enrique le honra lo que hace y vale el ejemplo de Jaime Mata, que venía de Segunda, que tiene 30 años, y que por su buen hacer en el Getafe, que no es de las potencias nacionales, le abre las puertas». Salva, además, defiende que el entrenador está en periodo de pruebas y que es el momento para ello. «Hay que aprovecharse de la situación de cada uno. Está bien tener una base sólida, fija y representativa, pero en este tipo de concentraciones creo que es un acierto tirar de los mejores a nivel físico y mental. Otra cosa es para una pretemporada o en la antesala de un torneo. No es lo mismo un equipo, que te obliga a adaptarte a la tipología de los jugadores de una plantilla cerrada, a la selección».

Y en estas anda España, buscando la luz después de una fase crepuscular que ahora ofrece otras aventuras. «Luis Enrique afronta una nueva. Por eso renueva la lista y busca entre todos los españoles, creo que es una buena apuesta y lo está haciendo muy bien. Busca a futbolistas que se adapten a su concepto, al estilo de España, y conoce a todos. Ahora entran Parejo y Canales, por ejemplo, y antes estuvieron otros. Maneja más opciones que cuando estaban Del Bosque o Javier Clemente, que tenían una base más cerrada. Se alimenta la competencia y encima beneficia al equipo porque ha variedad y alternativas de juego, no solo un estilo. Jugadores que lo hacen bien siempre tienen abiertas las puertas de la selección, esa es la mejor noticia». Ahora falta que lleguen los resultados.