André Gomes, Iniesta y Luis Suárez protestan a Gil Manzano
André Gomes, Iniesta y Luis Suárez protestan a Gil Manzano - AFP
La Liga

El Barça, líder en quejas en 2017

Ha habido críticas a los colegiados en siete de los once partidos disputados este año por los azulgranas. Solo en tres fueron claramente perjudicados

BarcelonaActualizado:

Le preguntaban a Luis Enrique hace poco por los errores arbitrales y si creía que había equipos que eran beneficiados más que otros. «La única realidad es que el campeón es el que más puntos suma y será el justo ganador», señalaba desmarcándose de cualquier polémica. Sin embargo, las declaraciones del técnico azulgrana no se corresponden con las constantes quejas de su equipo hacia las decisiones arbitrales. La presión azulgrana hacia los colegiados ha sido constante desde que a principios de año Piqué emprendiera una campaña para denunciar los errores que, teóricamente, les están impidiendo lograr sus objetivos. De hecho, siete de los once partidos que han disputado esta temporada han terminado con polémica. Solo en tres de ellos el Barça se vio claramente perjudicado. Incluso salió beneficiado en tres de ellos, el más claro el último disputado el martes contra el Atlético, cuando a Griezmann le anularon por inexistente fuera de juego un gol que podría haber cambiado el destino de la eliminatoria.

Y pese a ello, esa noche siguieron las protestas desde el bando azulgrana. Luis Suárez se quejó tras haber visto la roja en los últimos minutos: «Me río de la expulsión porque parece que era lo que quería. Ni siquiera es falta. A ver qué puede pasar, aquí ya se sabe cómo va... Se veía venir», soltó el uruguayo.

El Barcelona apelará la amarilla pero puede perder a Suárez durante dos o tres partidos tras la redacción del acta. «Una vez expulsado, retrasó su salida del terreno de juego de manera considerable, haciendo caso omiso a mis instrucciones. Una vez fuera del terreno de juego, permaneció en las escaleras de acceso al túnel de vestuarios observando el partido hasta que éste finalizó, a pesar de que el cuarto árbitro le comunicó en reiteradas ocasiones que debía marcharse a los vestuarios, haciendo nuevamente caso omiso a estas instrucciones», denunció Gil Manzano, lo que está penado con una sanción de entre uno y tres encuentros.

Críticas de ida y vuelta

La de Suárez era la última de un aluvión de críticas que comenzó el 5 de enero cuando Piqué puso el grito en el cielo ante el Athletic. «Queremos jugar al fútbol, no a la ruleta», soltó el central tras dos penaltis no pitados y una agresión no señalada de Aduriz a Umtiti. La guinda llegó el 29 de enero cuando Hernández Hernández se tragó un claro gol en la portería del Betis que Mandi sacó desde dentro, lo que reabrió el debate sobre la necesidad de implantar tecnología en el fútbol español. El Barça también se sintió perjudicado en el partido de ida de Copa ante el Atlético. Las imágenes son claras y captan cómo Koke agarra y tira al suelo a Suárez en la jugada en la que Griezmann marcaría el gol rojiblanco.

En este turbulento mes de competición, también los equipos que se han enfrentado al Barça se han quejado cada vez que se ha beneficiado al Barça. Ha ocurrido hasta tres veces, la última el martes cuando Simeone cuestionó la clasificación azulgrana: «Felicito al Barça. Lo ha manejado todo muy bien», soltó el técnico del Atlético tras la eliminación en la Copa, deslizando que el pase del Barça a la final no había sido limpio. Pero no ha sido el único esta temporada. Los jugadores de la Real Sociedad también dudaron de la ecuanimidad a la hora de juzgar a todos los equipos por igual. Illarramendi y Zaratuza pusieron el grito en el cielo en la ida de los cuartos de final cuando se sintieron perjudicados por el arbitraje y la Real Sociedad cayó eliminada. «¡Otra vez lo mismo de siempre! Otra vez...», expresó el ex jugador del Madrid al entender que Messi debería haber sido expulsado por obstaculizar el lanzamiento de una falta.

Ya hace unos años Mourinho cuestionó, como ahora ha hecho Simeone, los éxitos culés. Al quedar eliminado de la Liga de Campeones por el Barça de Guardiola, el portugués se preguntó: «¿Por qué? ¿Por qué? Obrevo, Stark, Bussaca, Frisk, De Becklere... ¿Por qué en cada semifinal pasa lo mismo? Es un equipo fantástico pero... No sé si será la publicidad de Unicef, Villar que se lleva muy bien con la UEFA o es que son muy simpáticos. Enhorabuena por todo lo que han conseguido. Los otros no tienen ninguna posibilidad», señaló aquella noche de abril de 2011.