Tito Vilanova: «Guardiola no fue a verme cuando yo le necesitaba»
Tito Vilanova, en rueda de prensa - efe
barcelona

Tito Vilanova: «Guardiola no fue a verme cuando yo le necesitaba»

«Estuve más de dos meses en Nueva York, no nos vimos y no fue por mi culpa», dice Tito Vilanova. El técnico culé tampoco comparte las críticas de Pep a la directiva: «No estuvo acertado»

Actualizado:

Cinco días después de la durísima sacudida que pronunció Pep Guardiola en contra de la junta directiva del Barcelona, Tito Vilanova y Andoni Zubizarreta comparecieron este martes durante casi una hora para valorar las palabras del ex técnico y valorar la gran cantidad de temas que ha generado la actualidad azulgrana en los últimos días.

Zubizarreta inauguró la rueda de prensa anunciando la renovación de Sergio Busquets hasta 2018, un tema relevante y con entidad propia, pero pronto Vilanova se vio sometido a la pregunta más esperada. El entrenador, frío y claro en su respuesta, confirmó la crisis de su amistad con Guardiola y libró a la junta directiva de haber usado su enfermedad para supuestamente atacar al ex técnico: “No creo que nadie de la Junta haya echo eso. Les doy las gracias. Mis amigos se han preocupado mucho por mí, gente que incluso ha cogido un avión. Es cierto que Pep y yo nos vimos una vez en Nueva York, cuando fui para una visita de dos días, pero cuando estuve haciendo el tratamiento, más de dos meses, no nos vimos y no fue por mi culpa. Quizás creyó que no debía verme, pero yo no hubiera actuado así. Le necesitaba, estaba en mal momento”.

Así, con su habitual sencillez, el entrenador respondió duramente a Guardiola y puso de manifiesto que su relación personal con él atraviesa horas muy bajas. Sin embargo, y en la línea de Sandro Rosell, admitió que votaría a Pep como presidente si algún día se presentara. Sobre todo el ruido generado en los últimos días, dijo que le gustaría “unirlo en un solo ismo. El barcelonismo. Somos un equipo más débil y dividido por culpa de ese ruido que no nos beneficia”.

El entrenador azulgrana no quiso profundizar más en el tema y las preguntas viraron hacia cuestiones más deportivas, aunque también relacionadas con Guardiola y su Bayern de Múnich, donde Thiago jugará la próxima temporada a cambio de 25 millones de euros. Al respecto, y fiel a su discurso directo, Vilanova fue muy gráfico, usando a Cesc –pretendido por el Manchester– para explicar el caso del hispano-brasileño: “Quiero a jugadores como Cesc, que me dicen que quieren triunfar en el Barça. Si Thiago se quiere ir al Bayern, que se vaya al Bayern. No me sabe mal que se haya ido con Pep. Le deseo que tenga mucha suerte. Sabía de la competencia que tenía aquí; los mejores del mundo en esa posición”. Sobre los 25 millones que el mayor de los Alcántara dejará en la caja, Zubizarreta no se lo plantea “como un negocio”. “Las cláusulas marcan un punto de negociación si un jugador quiere irse. Cuando un jugador se quiere ir, las cláusulas actúan en ese sentido”, añadió el director deportivo.

Zubizarreta, del cual se dijo que planteó su dimisión si no renovaban a su equipo de colaboradores, no fue tan claro: “Tras hablar con Bartomeu me puse a disposición del club que me lo dio todo. Le expliqué cómo veía la situación y que acataría cualquier decisión. Ninguno es imprescindible”.

En otro orden de cosas, el director deportivo, que por otra parte no entró a valorar las declaraciones de Guardiola “pese a haber pensado mucho” en ellas, volvió a venerar el fichaje de Neymar y admitió que el club le busca acomodo a Dos Santos, Afellay y Cuenca.

Sobre al fichaje del central, Vilanova reconoció que el Barça traerá a uno “seguro”. Nadie precisó que Thiago Silva fuera el preferido y Zubizarreta desmintió una oferta azulgrana por Marquinhos, aunque sí que admitió que el zaguero de la Roma “es un jugador interesante”.