Fernando Alonso en Namibia, ayer
Fernando Alonso en Namibia, ayer - EFE
Automovilismo

Alonso, «desde cero» al Dakar

El español, que admite su falta de experiencia en los rallys, acomete un intenso programa a los mandos del Toyota

Actualizado:

Las dunas de Namibia, primera parada. El sueño de ver a Fernando Alonso en el Dakar cada vez está más cerca. Atrás quedaron las declaraciones del dos veces campeón del mundo de Fórmula 1 que alejaban la idea de ver al piloto conquistando la arena: «Es una carrera atractiva, la más importante, pero también opuesta a mis cualidades o manera de conducir. Nunca lo he hecho en tierra y hacer la prueba más dura del mundo de repente sería algo extremo» . Ahora, su futuro está más claro. El piloto asturiano se encuentra desde ayer en Sudáfrica preparándose a fondo en el desierto de Namibia. Allí estará hasta el viernes como parte de su entrenamiento, realizando una serie de pruebas con el Toyota Hilux, el coche con el que el fabricante nipón competirá en el Rally Dakar de Arabia Saudí y con el que Nasser Al Attiyah ganó en 2019.

Una vez terminados sus cuatro días de acondicionamiento en el desierto, Alonso participará fuera de concurso en la Harrismith 400, también en Sudáfrica, los próximos 14 y 15 de septiembre. «Quiero seguir siendo un mejor piloto, más completo cada día. Después de ganar en la F1, en Le Mans, el WEC y en Daytona, tener la oportunidad de mejorar, de probar diferentes disciplinas y aprender todo desde cero como voy a hacer aquí, es un desafío muy grande, uno de los más grandes de mi carrera deportiva y estoy realmente emocionado. Ojalá pueda conseguir también el éxito aquí», declaró un ilusionado Alonso. «Probé el rally "off-road" a principios de año y me quedó tan buen sabor de boca que quiero continuar», explicó el campeón español.

A sus 38 años y tras una exitosa campaña en el Campeonato Mundial de Resistencia, Fernando Alonso se lanza a lo desconocido para destrozar sus propios límites y mirar a los ojos al reto más importante y radical de toda su carrera. «Todavía estamos haciendo unos tests y pruebas en el coche del Dakar, siguiendo la evaluación y el progreso que puedo tener en esta disciplina. Estoy con ganas de subirme al coche y muy contento de estar en este programa y de seguir buscando nuestros propios límites», apuntó.

Toyota, que parte como uno de los equipos candidatos a conquistar la próxima edición del Rally Dakar, será quien acompañe a Fernando en su nueva aventura, pues ya ha puesto a su disposición los mejores medios para hacer realidad el sueño del asturiano. Además, la presencia del español en el WEC y Le Mans ha convencido a sus responsables para seguirle en una hazaña inédita en el mundo del automovilismo. De confirmarse al cien por cien su participación en el rally, Alonso sería el primer campeón del mundo de F1 que se atreva con el Dakar.

Mejorar su confianza

«Esta disciplina es nueva para Fernando y estoy seguro de que tiene la habilidad y el espíritu para afrontar este desafío. Como ganadores del Dakar con una larga historia en los raids, confío en que podemos trabajar juntos para mejorar su confianza para la competición en el mundo de los raids en los próximos meses», declaró Glyn Hall, director del equipo Toyota.

Alonso tendrá que cambiar la velocidad del circuito cerrado por la improvisación del terreno abierto, lleno de condiciones impredecibles en una prueba de dos semanas de duración. A su lado, como copiloto, los ojos atentos de Marc Coma, el cinco veces ganador de la prueba en la categoría de motos (2006, 2009, 2011, 2014 y 2015). Un buen conocedor y experimentado del raid más duro del mundo que intentará guiar al asturiano hacia la conquista de las dunas.