Vídeo: Así es la historia de los dos primeros ciclistas españoles en correr el Tour de Francia
Ciclismo

Fuga de estrellas en el Tour

El dominio del Sky y el bloqueo en la montaña aleja a las figuras de la mejor carrera

Actualizado:

La atmósfera anodina que envuelve los últimos veranos del Tour ha derivado en una fuga de talentos. El Sky, que nació para reinventar el ciclismo y elevar a los altares a los corredores británicos, ha terminado por anestesiar la mejor prueba del mundo. Desde 2012 ha colonizado el verano francés y lo ha convertido en el jardín de su urbanización con tres triunfadores diferentes en las últimas siete ediciones (Wiggins, Froome y Thomas). El Tour ha perdido pellizco, hechizo para el aficionado que, aunque devoto y fiel, casi conoce el resultado de antemano: será un apellido del Sky. La formación inglesa desaparecerá en diciembre de 2019, pero antes de que eso suceda, los ciclistas de la competencia desertan. No quieren darse contra un muro. Alejandro Valverde no lucirá su maillot de campeón del mundo en Francia. Tampoco Tom Dumoulin, el holandés segundo el año pasado. No le seduce a Simon Yates, vencedor de la última Vuelta a España. Y estrellas como Vincenzo Nibali (ganó el Tour 2014), Primoz Roglic (el protagonista de la última semana) o Miguel Ángel López lo traducen como objetivo de segundo orden en su programa anual. El Giro y la Vuelta recibirán a los hastiados del Sky.

Existe un rosario de muletillas en el ciclismo que sintetizaron lo que esta carrera supone –«El Tour es el Tour», «El Tour es como es», «Antes que a los rivales, hay que ganar al Tour»–, pero el soporífero gobierno del Sky ha anulado las emociones. Con los recorridos tradicionales (primera semana llana, contrarreloj, montaña) o las variaciones que ha traído la modernidad (montaña en la primera semana, etapas muy cortas, poca contrarreloj, finales más explosivos estilo Vuelta) el resultado es el mismo. Siempre gana el Sky. Sus éxitos se cimentan en el invierno de despachos, en los contratos millonarios que paga a los ciclistas/gregarios que podrían ser sus rivales.

En el Tour 2019 no intervendrá el campeón mundial por primera vez desde 2008 (el italiano Bettini). Para Alejandro Valverde esta carrera es un suplicio, un potro de tortura que lo enerva desde que venció a Armstrong en Courchevel en 2005 y se suponía que podía pelear algún día por la victoria. Está en el equipo-Tour, el de Eusebio Unzué y antes de Echávarri, y eso le ha obligado durante veranos a concursar en la prueba que lo hace palidecer. Tanto se agobia que en 2015, cuando por fin alcanzó el podio, lloró cual niño pequeño como hizo en el Mundial de Innsbruck con el oro en su cuello. Valverde renuncia al Tour en favor del Giro (debutó en 2018) y de su adorada Vuelta a España.

No más segundos

Tom Dumoulin, el ciclista que más se parece en la bici a Miguel Induráin, no quiere repetir un año como 2018, en el que ha emulado a Ullrich o a Poulidor: segundo en el Giro, segundo en el Tour, segundo en el Mundial contrarreloj... El holandés fue el primero en anunciar su hartazgo, la insubordinación a la carrera que da y quita. Disputará el Giro, que le ofrece varias sesiones de su especialidad en contrarreloj (59 kilómetros en total), en contraposición al desaire del Tour por esta modalidad (27 kilómetros en Pau). «En el Tour puedes ver una carrera bloqueada durante horas y horas. El Giro es más emocionante», expuso el patrón del Sunweb, Iwan Spekenbrink.

Al británico Simon Yates le seducen objetivos concretos, metas a su alcance. En 2018 fue líder del Giro hasta la antepenúltima etapa, cuando Froome le clavó un rejón de 45 minutos atacando desde la Finestre, y ausente en el Tour, ganó la Vuelta a España, su primera grande. En 2019 su plan pasa por el Giro.

Vincenzo Nibali corre para un patrocinador árabe, Bahréin, que le exige presencia global. El italiano se ha decantado por el Giro como plan primordial del curso, aunque en segundo término, también ha confirmado su presencia en el Tour. El mismo calendario que el español Mikel Landa, quien dará lustre a la imponente nómina de salida del Giro.

En la partenza de Bolonia también estará el animador de la última semana del Tour 18, Primoz Roglic, vencedor de una etapa y cuarto en la general. Quiere ganar el Giro y dice que será gregario de Kruijswijk en el Tour. A ellos se unirá en el Giro el colombiano Miguel Ángel «Supermán» López, tercero en el Giro y en la Vuelta del año que termina.