Guti, fin de la pasión turca
Guti, en un partido con el Besiktas - AP
INTERNACIONAL

Guti, fin de la pasión turca

Relegado al banquillo, los agentes del centrocampista rescinden el contrato con el Besiktas

Actualizado:

La aventura de Guti en Turquía toca a su fin. El entusiasmo con el que fue recibido por los aficionados hace poco más de un año se ha tornado esta temporada en indiferencia y los agentes del centrocampista han negociado una salida con el Besiktas. Las bengalas en su honor se han apagado. El propio club tuco colgaba un escueto comunicado oficial en su página web a última hora del lunes en el que confirma que el futbolista español no vestirá más la camiseta del equipo turco: «Se han iniciado las conversaciones para la terminación del contrato existente entre nosotros y Gutiérrez Hernández». Y parece qu esas conversaciones han llegado a buen puerto a lo largo de esta mañana. Relegado a la suplencia desde la llegada de Carlos Carvalhal al banquillo, los focos no dejan de perseguir a un jugador que en los últimos meses ha arrastrado más público en las redes sociales que en los estadios. Sus líos de faldas y supuestas novias han arrasado en internet.

Guti, de 35 años, no era feliz en el Besiktas desde la llegada del técnico portugués. Había perdido protagonismo en el césped y esta temporada había disputado solo tres partidos, dos de Europa League y uno de Liga. Nada que ver con los números de la campaña del debut: ocho goles en 33 partidos. El madrileño disfrutó en el año de su estreno de los privilegios reservados a las estrellas y se adaptó rápido a la vida de la capital turca, pero el nivel de exigencia en su nuevo club distó mucho del que le reclamó el público del Real Madrid en catorce largas temporadas de amores y desamores.

El rendimiento en el campo ayudó a olvidar a aficionados y dirigentes del Besiktas incidentes nocturnos, como el ocurrido a la salida de una discoteca a los pocos meses de aterrizar. El ex madridista se vio involucrado en un accidente de coche y dio positivo en el test de alcoholemiaal que fue sometido por la Policía. Ahora ya nada es igual. Carlos Carvalhal ha impuesto una política de mano dura en el vestuario y Guti desea cerrar página en Turquía. El idilio se ha roto definitivamente y sacará el billete de vuelta una vez resueltos los flecos económicos del contrato.

En un fútbol salpicado por escándalos de compraventa de partidos, el español contribuyó a la conquista de la Copa, aún en el aire. En un hecho insólito, el club de Estambul devolvió el título hasta que se aclare la investigación que la Federación turca mantiene abierta sobre el amaño de encuentros, que también apunta a aquella final, ganada en la tanda de penaltis.

Protagonista en la red

A medida que se ha ido apagando su luz sobre la hierba, el centrocampista ha cobrado protagonismo por los flirteos amorosos y controvertidos comentarios en las redes sociales. Meses después de anunciar en Twitter su ruptura con Noelia López, bromeó con la presentadora de televisión Paula Vázquez y ambos se hicieran pasar por novios. Ahora la periodista y modelo argentina Romina Belluscio aparece como la nueva conquista del jugador, que se ganó numerosas criticas por responder a un «tweet» en catalán con un «no entiendo ese dialecto o ese idioma. ¿Es polaco?». Tuvo que pedir perdón.