TriatlónRemontada de plata de Fernando Alarza

El español, tras una mala actuación en el tramo a natación, alcanzó el podio con una exhibición en la carrera a pie

Actualizado:

Fernando Alarza se ha proclamado subcampeón de Europa de triatlón tras protagonizar una remontada espectacular que le llevó desde los últimos puestos al podio. El talaverano tuvo muchos problemas en el tramo de natación, sufrió en la bicicleta y sacó a relucir toda su calidad en los diez kilómetros finales a pie, en los que fue engullendo rivales hasta alcanzar la medalla de plata. Solo el francés Le Corre fue mejor que él en la línea de meta.

El favoritismo de Fernando Alarza quedó dañado nada más lanzarse al agua. El español se quedó muy encerrado en la primera boya y comenzó a alejarse de la cabeza. De hecho, cuando salió del lago para coger la bicicleta lo hacía ya a una distancia abismal. Casi un minuto respecto al grupo de los favoritos.

Para cualquier otro, el mazazo habría sido definitivo, pero no para el manchego, todo corazón. Un triatleta capaz de manejar este tipo de situaciones como pocos. El tramo de bicicleta no fue sencillo. Por delante la colaboración era impecable, mientras que en el grupo perseguidor había demasiadas fisuras.

Eso hizo que lo kilómetros se hicieran eternos, aunque en su cabeza Alarza tenía claro que había margen. La dureza del circuito escocés permitía albergar esperanzas, aunque la distancia era cada vez mayor. Alistair Brownlee lideraba ese grupo de cabeza que se bajó de la bicicleta con 1 minuto y 23 segundos de distancia respecto a Alarza, décimo quinto antes de los diez kilómetros a pie.

En la primera de las tres vueltas que debían dar hasta cruzar la meta, el español fue ganando terreno a pasos agigantados. Tras el primer giro era ya noveno y había enjugado medio minuto a la cabeza de carrera, donde Le Corre y el belga Van Riel se habían unido al británico.

No pensaban en ellos aún Alarza, que corría ligero. Mientras él cazaba rivales, Brownlee empezó a desfallecer. Se abrían las puertas del podio. A mitad de la carrera a pie, Alarza era ya cuarto y veía al británico en el horizonte. Era cuestión de tiempo que le sobrepasara, algo que ocurrió poco antes de terminar la segunda vuelta.

Antes de afrontar los últimos 3,3 kilómetros, Alarza podía vislumbrar ya al dúo de cabeza. Le Corre lanzó entonces un ataque hacia el triunfo, que dejó al belga desamparado. Corría tras él el español, que esperó para superarle. Necesitaba tomar aire tras su remontada y así lo hizo. Con el oro imposible, Alarza se centró en la plata, que se colgó del cuello en el último kilómetro. Su ataque no encontró respuesta en Van Riel, que se conformó con el bronce. Aunque no había nadie más feliz en la línea de meta que Alarza, por primera vez medallista en un Europeo tras una remontada para la historia.