Fernando Alonso, fotografiado durante las pruebas para el Dakar
Fernando Alonso, fotografiado durante las pruebas para el Dakar - EFE
Rally Dakar

Toyota se rinde a Fernando Alonso antes del Dakar: «Es un aprendiz extremadamente rápido»

El español dijo estar «muy contento con el progreso» y aseguró que ya va entendiendo «el pilotaje en las dunas»

S. D. | EFE
Actualizado:

El español Fernando Alonso, doble campeón del mundo de Fórmula Uno y ganador del último Mundial de Resistencia (WEC), que completó un test de cuatro días en Namibia con el Toyota Hilux que disputará la próxima edición del Rally Dakar -en enero y en Arabia Saudí-, manifestó que está «muy contento con el progreso» experimentado y que ya empieza «a entender el pilotaje en dunas».

El británico Glyn Hall, jefe de equipo de Toyota Gazoo Racing Suráfrica, explicó, una vez concluidas las pruebas efectuadas por el español Fernando Alonso en Namibia, que «el progreso» del doble campeón mundial asturiano de Fórmula Uno «esta semana ha sido asombroso». «Está claro que tiene un talento enorme, que está logrando aprovechar durante esta transición de las pistas de asfalto al pilotaje en grava y arena», explicó Hall

No se quedó atrás el piloto surafricano de rallys Gilles de Villiers, ganador del Dakar en 2009 y que estuvo apoyando a Alonso: «Es un aprendiz extremadamente rápido». «Se nota que es claramente un piloto muy talentoso. Él se adaptó rápidamente al Hilux y si continúa aprendiendo a este ritmo, estoy convencido de que podrá afrontar los rigores del Rally Dakar», explicó De Villiers. «Su enfoque profesional para este proyecto habla mucho a favor de su disciplina como piloto. Deseo continuar este viaje con él», explicó.

«Estoy muy contento con mi progreso después del test de esta semana y estoy empezando a entender mucho mejor el pilotaje en dunas», comentó Alonso, en declaraciones difundidas por Toyota Gazoo Racing, el equipo nipón que confirmó el pasado martes que volverá a unir sus lazos con el genial piloto asturiano después de su exitosa campaña en el Mundial de Resistencia.

«Gracias a la experiencia de Glyn y Giniel, hemos experimentado un importante avance», explicó Alonso, que aún no ha confirmado oficialmente, como todo apunta, que en enero disputará el gran rally del desierto, en Arabia Saudí.

«Ha estado muy bien; ha sido muy interesante ver el progreso junto al equipo, entiendo cada vez más y más el pilotaje en las dunas. Pero no sólo hemos rodado en dunas, lo hemos hecho en terrenos diferentes», comentó Fernando, de 38 años.

«Estoy muy contento, pero aún queda mucho camino por recorrer. Me tomo toda esta preparación como una especie de aventura; voy paso a paso, partiendo desde cero y mejorando cada día», manifestó el piloto ovetense.

«Siempre hay un punto competitivo, que supongo que aflorará y saldrá a relucir en su momento, cuando llegue el día. Como dije, aún queda mucho camino por recorrer. Hay que ir paso a paso y disfrutar de cada kilómetro», indicó el astro astur, autor de las 32 victorias y las 22 'poles' que cuenta España en toda su historia en Fórmula Uno, categoría de la que Alonso se despidió (al menos, de forma momentánea) el año pasado, en busca de nuevos retos, después de 17 temporadas.

«Estoy muy contento con toda la ayuda que me está prestando el equipo, que es muy consistente y muy competitivo; y eso es algo que me quita un gran peso de mis espaldas», apuntó Alonso, que el pasado mes de junio ganó por segunda vez, con Toyota, las 24 Horas de Le Mans (Francia), donde se aseguró, junto al suizo Sebastien Buemi y al japonés Kazuki Nakajima, el Mundial de Resistencia.

«Gracias a Giniel y a Glyn, y a todo el equipo, tengo menos cosas de las que estar pendiente, menos cosas que tener en mi cabeza», apuntó.

«El coche es competitivo y el equipo está ahí y tienen una gran experiencia. Sobre todo Glyn (Hall), él ya ha preparado muchas veces un Dakar; y sabe todo lo que es necesario hacer en cada momento. Estoy muy protegido con ellos; y estoy muy contento», manifestó Alonso este viernes después de concluir el test de cuatro días en el desierto de Namibia.