Automovilismo

Fernando Alonso pone rumbo al Dakar

Sus asesores se han reunido con Yan Le Moenner, el director general de la empresa propietaria del rally

Así se percató Alonso de que podía ganar en Le Mans

Actualizado:

Terminó la temporada oficial de Fernando Alonso con un postre dulce, su segunda victoria consecutiva en las 24 Horas de Le Mans y el primer título del Mundial de Resistencia, y se habla del vacío competitivo que asoma en los próximos meses. Como siempre, una entelequia con vida propia, «el futuro» del piloto. Una turbina que ha repetido constante su movimiento giratorio desde tiempo inmemorial, cada vez que asoma un nuevo contrato del asturiano. Alonso y su séquito son sigilosos, pero en su pretensión de alcanzar ese «algo nunca visto» que dijo hace tiempo aparece con fuerza el rally Dakar, noticia que publicó ABC el pasado 21 de noviembre, unos días antes de su retirada de la Fórmula 1 en Abu Dabi.

Después de las 24 Horas de Le Mans, a Alonso no le une ningún contrato con Toyota. Esa es la realidad, pero eso no significa que el próximo objetivo real del piloto no sea el rally Dakar. Opción probable toda vez que el asturiano ya ha dado los pasos para asegurarse que su participación en la carrera del desierto que se celebrará el próximo enero en Arabia Saudí (del 5 al 17) sea un éxito y no una mera participación.

El pasado 28 de marzo realizó una prueba en el desierto de Sudáfrica con el Toyota Hilux que ganó el Dakar 2019 a los mandos del jeque catarí Nasser Al Attiyah. El piloto de rallys Giniel de Villiers, experto conocedor del Dakar, fue su instructor en esos entrenamientos privados que publicitó el equipo del asturiano en el Mundial de Resistencia, Toyota Gazoo Racing.

ASO, la clave

El otro paso que ha dado Alonso ha consistido en reunirse con Yann Le Moenner, el director general de Amaury Sport Organisation (ASO), la empresa francesa propietaria del rally Dakar, del Tour de Francia, del periódico Le Equipe y del Maratón de París. Un emporio dedicado al ocio y la comunicación que no es nuevo para Alonso. Cuando puso en marcha el plan para sacar un equipo ciclista profesional, visitó varias veces a Le Moenner en París.

Ahora Le Moenner es punto clave en la estrategia de futuro del piloto, ya que el Dakar ha cambiado de sede. Después de once ediciones disputadas en Sudamérica y del pasado épico por el desierto del Sáhara en África, el rally más famoso del mundo se desplazará a Arabia Saudí en 2020. El gobierno saudí se ha puesto en contacto con Alonso para exponer las bondades de la carrera, pero en la oficina del asturiano el asunto nuclear es Le Moenner, el dueño de la prueba. Los asesores de Alonso ya se han reunido en más de una ocasión con el director general de ASO y lo harán más veces para asegurarse de que el paso al Dakar con Toyota pisa suelo firme.