España, ante su peor arranque en los Juegos desde Seúl 1988
Samuel Sánchez, el oro más madrugador en el ciclismo en ruta de Pekín 2008 - EPA
JUEGOS OLÍMPICOS

España, ante su peor arranque en los Juegos desde Seúl 1988

En Pekín 2008 hubo cinco días consecutivos en blanco. La cosecha de medallas suele llegar al final de la competición

Actualizado:

España no se caracteriza por madrugar en los Juegos Olímpicos, aunque hay excepciones. Tras la explosión de nuestro deporte en Barcelona 92 la gran cosecha de medallas suele llegar al final de la competición, cuando se reparten los podios en vela (tradicional caladero) y en los deportes de equipo. Con todo, el arranque de Londres 2012 es el peor desde Seúl 1988, cuando hubo que esperar seis días para que el nadador Sergio López se colgara la medalla de bronce en 200 metros braza.

Hace cuatro años, en Pekín, Samuel Sánchez dio la primera alegría nada más arrancar los Juegos, ganando el oro en la prueba de ciclismo en ruta el 9 de agosto. Al día siguiente, José Luis Abajo, «Pirri», logró el bronce en esgrima, en la especialidad de espada individual. Pero después cundió el pánico: durante cinco jornadas el medallero español no engordó. Por fin, el 16 de agosto, Joan Llaneras, en la carrera por puntos de ciclismo en pista, atrapó el oro. Como es tradicional, los éxitos se agruparon en la segunda semana hasta sumar un total de 18 preseas (5 oros, 10 platas y 3 bronces).

En Atenas 2004 la primera medalla para nuestra delegación se hizo esperar. El 13 de agosto fue la inauguración y el 16 María Quintanal obtuvo la plata en foso olímpico (tiro). Hasta el 20, con la plata de Paquillo Fernández en 20 kilómetros marcha, no hubo nada que rascar. El resultado final fue más que aceptable, con 19 medallas (aunque pocas de oro: solo tres). En Sidney 2000 también hubo que aguardar al tercer día de competición para que Isabel Fernández (oro en judo -57 kg.) y Nina Zhivanevskaya (bronce en 100 metros espalda) inauguraran el medallero español, que acabó con 11 metales (3 oros, 3 platas y 5 bronces).

Desde que empezara la «edad moderna» del deporte español hace 20 años, las citas de Barcelona 92 y de Atlanta 96 son las que han ofrecido menos sobresaltos. De sobra es conocido el cosechón de éxitos en la Ciudad Condal (22 medallas: 13 oros, 7 platas y 2 bronces). Al segundo día, el pistard José Manuel Moreno logró el oro en 1 kilómetro contrarreloj. Fermín Cacho (oro en 1.500 metros) recuerda la medalla de Moreno como una especie de «big bang» para los españoles que vivían en la villa olímpica. La efervescencia de aquel momento ya no decayó durante todo el torneo.

Algo parecido ocurrió cuatro años después en Atlanta. El primer día, 20 de julio, Ernesto Pérez Lobo ganó la plata en judo -100 kg. El 23 empezaron las competiciones de vela y tenis que acabarían engordando nuestro medallero. El 24, la judoca Isabel Fernández se hizo con un bronce. Y la suma alcanzó 17 metales (5 oros, 6 platas y 6 bronces).