Garbiñe Muguruza
Garbiñe Muguruza - AFP
Psicología del deporte

Emociones secuestradas en la pista

Cada vez hay más deportistas que abrazan la psicología para afrontar la presión a la que están sometidos

Actualizado:

Un grito ahogado. Un lamento. Impotencia para superar una crisis sobre la cancha, en una pista de tenis o un tartán de atletismo. Los bloqueos psicológicos son una amenaza cierta para los deportistas de élite. Más aún que un gran rival o un listón nunca superado. Es una barrera complicada de afrontar y que, en ocasiones, puede llegar a arruinar un día de gloria o, incluso, carreras prometedoras.

El mismísimo Rafa Nadal reconocía a principios de año que su problema durante la pasada campaña había sido más psicológico que físico, y hace unos días era Garbiñe Muguruza quien expresaba su impotencia en pleno partido de Indian Wells. Muros que la mente construye y que impiden desarrollar el talento. Bloqueos contra los que lucha el deportista para poder desarrollar su talento en plenitud. «Jugar, se juega con las piernas, los pies o los brazos, pero ganar se gana con la cabeza. Por eso, el entrenamiento de un deportista no puede centrarse solo en el aspecto físico o técnico», recalca Yolanda Cuevas, psicóloga experta en salud y deporte. Ella es una de los cientos de especialistas de la mente que a día de hoy se dedican a trabajar con deportistas de todos los niveles para ayudarles a elevar su nivel competitivo. Lejos quedan ya los tiempos en los que Benito Floro, un pionero en este campo, introducía por primera vez un psicólogo en el vestuario del Real Madrid. Aquello causó sorpresa y estupor en algunos jugadores, pero veinte años más tarde lo extraño es no contar con esa figura cerca de los profesionales.

Para evitar los muros mentales, el deportista puede trabajar de muchas formas. Son habituales los juegos con palabras recurrentes que ayudan a evadir la mente en los instantes cumbre de una prueba o un partido. Miguel Alvariño, campeón de la final de la Copa del Mundo de tiro con arco, «decora» su arco con palabras como relax, confianza o «flow» -fluir, en inglés- a las que recurre en caso de bloqueo.

Otros, como Albert Oliver, base del Herbalife Gran Canaria y el mejor lanzador de tiros libres de toda la Liga Endesa, asegura que la psicología deportiva ha sido fundamental en su mejora como jugador. «Es importante que, ante una situación de presión, no pienses en las consecuencias. No ir más allá, en qué pasaría si fallas. Hay que centrarse en el tiro y evadirse de lo demás. No es sencillo, pero el trabajo con los psicólogos y la experiencia, ayudan a ser mejor», indica a ABC.

Según Cuevas, el paso de los años ayuda al deportista a darse cuenta de que las variables psicológicas son importantes para el rendimiento y es entonces cuando se animan más a trabajar esa parte mental de su carrera. «El deportista debe aprender a escuchar a su cuerpo y detectar las primeras señales de alarma para empezar a utilizar cuanto antes las estrategias encaminadas a gestionar esa tensión que se le presenta delante. Tener preparado un “discurso interno” positivo puede ser productivo. La clave es tratarse a uno mismo con cariño, porque al final el cerebro va a actuar en consecuencia a lo que le digas», afirma la especialista.

Opina igual Carlos Moyá, tenista de elite durante muchos años y actual entrenador de figuras dentro del circuito. «Estoy convencido de que casi siempre acaba ocurriendo lo que piensas. Si tu pensamiento es negativo, suele irte mal, así que lo mejor es crear una imagen buena en el cerebro para que eso se refleje en la pista», afirma a ABC.

El excapitán del equipo español de Davis cree que en los momentos de crisis, hay poco que un entrenador pueda hacer. Si acaso, «reforzar la confianza y pedir al tenista que se aisle de todo lo que no sea el siguiente punto. Ir poco a poco, sin importar el marcador, suele ayudar cuando las cosas van mal». Ese suele ser un momento complicado para el tenista, que suele estar poco receptivo al consejo, así que, como señala Cuevas, «hay veces en las que hay que dejar que el deportista se regule solo, porque si no se puede alterar más». Son consejos que contribuyen a mejorar el rendimiento. Ayuda para evitar la rabia y alargar el éxito.