giro de italia - etapa 5

Contador, líder del Giro en la etapa 5

El madrileño adelanta su asalto a la maglia después de atacar en el Abetone. Llegó con Aru y Porte. Victoria de Polanc

Actualizado:

Fiel a su gen impulsivo, ese que salta por encima de lo que decretan los watios, Alberto Contador atrapó la maglia rosa del Giro en la quinta etapa. Un asalto con adelanto porque no era previsible que se calentase tan pronto. Pero llegó el puerto de Abetone, un segunda sin excesivo fuste por la Toscana donde Coppi se dio a conocer al mundo, y Contador se puso en marcha por instinto. Atacó después de ver la cara de sus adversarios, el mejor termómetro para satisfacer su espíritu competitivo. Llegó a meta con Aru y Porte, sus rivales para el triunfo en Milán. En la cima ganó otro joven: Jan Polanc.

Están triunfando los ciclistas de perfil adolescente en el desglose de las etapas (Viviani, Matthews, Formolo, Polanc) en una renovación inevitable, pero el asunto de fono es cosa de la gente experta que conoce cómo medir sus esfuerzos, cómo entrenar y cuando atacar. Contador arrancó a cinco kilómetros de la meta y tanto Aru como Porte sudaron tinta para enlazar con el madrileño. Echaron las tripas y a él se graparon hasta la meta en un intenso ritmo, inabordable Polanc escapado, pero imposible para todos los demás: Urán, los Movistar, el líder Clarke.

"No me importará si mañana pierdo el jersey rosa -dijo Contador en la meta-. Lo que me importa es tenerlo el último día en Milán". De momento, en Abetone, ha enseñado el colmillo.