Beitia se clasifica para su cuarta final mundialista
Beitia, durante uno de sus saltos - reuters
altura

Beitia se clasifica para su cuarta final mundialista

La capitana del equipo español logró el pase con un salto de 1,92 metros

Actualizado:

Ruth Beitia, capitana del equipo español en los Mundiales de Moscú, regresó a la final de altura de unos Mundiales, tras el paréntesis de Daegu 2011, al superar el listón situado en 1,92 metros en la ronda de calificación.

La atleta cántabra, que el año pasado, con 33 años, hizo un amago de retirada después de conquistar dos títulos europeos -al aire libre y en pista cubierta- y terminar cuarta en la final olímpica, reconsideró su decisión y ha vuelto a meterse en la final de unos campeonatos del mundo.

Beitia llegaba a Moscú con una marca de 1,95 al aire libre que era justo la que se necesitaba para pasar automáticamente a la final, aunque se pasó con 1,92. Empezó a competir en 1,83, altura que superó a la primera, igual que 1,88 y -rozando el listón- 1,92, la marca que seleccionó a las finalistas.

Será su cuarta final mundialista. Debutó en París 2003 con el undécimo puesto y una marca de 1,90. Dos años después, en Helsinki 2005, cayó en la calificación con 1,88; regresó a la final en Osaka 2007, donde fue sexta con 1,97, y obtuvo su mejor resultado hasta ahora en Berlín 2009, quinta con 1,99.

En Daegu 2011 saltó 1,92 y no se clasificó pero, curiosamente, formó parte del relevo 4x100 español, en sustitución de la lesionada Belén Recio, junto a Concepción Montaner, Plácida Martínez y Amparo Cotán. España quedó eliminada en primera ronda.

«La final, en territorio comanche»

Ruth Beitia definió el concurso por las medallas como "territorio comanche, con tres rusas y una americana", reveló que está "muchísimo mejor" de su tendón de aquiles y anticipó sus planes de seguir en activo el año próximo.

"Muy contenta. El tendón de aquiles va muchísimo mejor. Me hicieron la EPI después del campeonato de España y todo bien. Las últimas semanas, entrenando en casa, he estado fenomenal. Las cosas van mucho mejor pero hay que ir paso a paso", declaró la atleta cántabra tras clasificarse con una marca de 1,92.

Este sábado, a partir de las 16.00 hora española, volverá a luchar por las medallas. "Ya estamos en la final, y a seguir con las mismas sensaciones. Ojalá que pueda estar luchando por puestos de finalista y, nunca se sabe, también por las medallas. La final la veo con tres rusas que junto con la americana (Barrett) lideran el ránking, la veo en territorio comanche".

"Ojalá sea como en Goteborg (donde ha obtenido el título europeo en sala), que se me dio fenomenal. Las medallas van a estar por encima de dos metros. Si puedo soñar, sueño con un podio con tres o cuatro medallas de bronce", bromeó.

"Nunca se sabe, estoy aquí, supermotivada, con muchísimas ganas. Si algo tengo es experiencia, tengo que tirar de ella", añadió Beitia, que afirmó haber tenido "equilibrio entre cuerpo y mente" y confía en "estar luchando por saltar dos metros".

La cántabra subrayó que la de hoy ha sido "una de las mejores competiciones al aire libre este año, porque en pista cubierta", aseveró, "lo bordé desde el principio hasta el final".

A la pregunta de si este sería su último Mundial, replicó: "Nunca se sabe. Qué frase más recurrente. Ojalá pudiese aguantar como Chuso (García Bragado). Estoy bien, quiero disfrutar del momento, sólo pienso en la final y no sé qué voy a hacer dentro de tres días. En principio mi intención es seguir. Quiero recuperar bien el tendón, y luego Dios dirá".