Mireia Belmonte se corona con una plata en los 400 estilos
La húngara Katinka Hosszu, oro, felicita a Mireia Belmonte por su plata en los 400 estilos - REUTERS
NATACIÓN

Mireia Belmonte se corona con una plata en los 400 estilos

La nadadora española cierra un Mundial extraordinario con su tercera medalla, tras la plata en 200 mariposa y el bronce en 200 estilos

Actualizado:

Mireia Belmonte llegaba exprimida al último día de los Mundiales de natación de Barcelona. Antes de esta tarde de domingo había nadado 14 pruebas, casi siete kilómetros de competición. El sábado había acusado el cansancio en la final de 800 libres, pero miraba ilusionada al último día de su programa, los 400 estilos, donde encontró todavía restos de energía para colgarse la plata, la segunda de sus mundiales después de la de los 200 mariposa, la tercera de su botín si se añade el bronce de los 200 estilos. La mejor nadadora española de la historia.

Los 400 estilos han sido una final rapidísima, con la húngara Katinka Hosszu y Mireia Belmonte amenazando la línea que marcaba el récord del mundo durante casi toda la prueba. La medalla para la española esperaba más allá de su límite anterior. En una carrera tan veloz, estaba obligada a batir el récord de España. A eso se lanzó al agua, y así comenzó con la mariposa, pese a un contratiempo inicial. «Lo he pasado un poco mal al principio, porque me ha entrado un poco de agua en las gafas. Pero después he nadado a tope», ha explicado después.

Gran parte de la medalla la encontró en los segundos 100, los que se nadan a espalda, su peor estilo. «La clave ha sido que no me han sacado mucho en la espalda», ha dicho. Seguía ahí muy cerca de la cabeza, muy cerca de la línea que marcaba el récord del mundo. La carrera de su vida.

Entonces se ha atrevido a ser incluso un poco más ambiciosa: «He intentado coger a Hosszu, pero es una nadadora enorme». No ha llegado. La húngara ha tocado la última pared en 4:30.41, inalcanzable, cerca en muchos momentos de la marca marciana que fijó la china Ye Shiwen en los Juegos de Londres, cuando nadó los últimos 100 más rápido que muchos de los nadadores hombres.

Mireia paró el crono en 4:31.21, récord de España, plata en el Mundial, tercera medalla de los campeonatos. La reina de la natación española. «Estoy sorprendida conmigo misma», decía al final.