Morante de la Puebla, ayer en la plaza de Huelva
Morante de la Puebla, ayer en la plaza de Huelva - La Merced

El lío de un genio llamado Morante de la Puebla en las Colombinas

Banderillea al toro y cuaja una faena fantástica de dos orejas

HuelvaActualizado:

De la monumental bronca en la plaza de Santander -de cuyo ruedo se marchó escoltado por la policía-, a su tarde de ensueño en Huelva. Era la primera corrida de Las Colombinas y allá que desplegó Morante de la Puebla toda su torería y genialidad. Literalmente, formó un lío.

Ocurrió en el cuarto toro de Juan Pedro Domecq, bautizado como «Marc» y hermano de «Ombú», el excelente toro lidiado en San Isidro. Pues a este ejemplaro, colorado ojo de perdiz, Morante lo recibió de categoría a la verónica. El toro humillaba, pero se quedaba corto, según dice Efe.

Morante
Morante - Alberto Díaz

Llegó un quite por delantales, continúa la crónica. La tarde tenía un sabor especial, tanto que el sevillano puso banderillas, con un tercer par al quiebro sencillamente soberbio.

La faena de muleta tuvo el compás habitual en el torero sevillano. Quizás sea su faena más lograda en el coso mercedario. Acarició el toreo, en faena de terciopelo. El toro colaboró embistiendo con despaciosidad. La estocada, en corto y por derecho, le valió las dos orejas.

Inolvidable tarde de Morante, en la vuelta triunfal de David de Miranda, que fue también capítulo aparte.