Antonio Ferrera, en un soberbio muletazo
Antonio Ferrera, en un soberbio muletazo - Ep

Antonio Ferrera, en la cumbre, «Platino» y oro

Corta una oreja, que debieron ser dos, en una emocionante victorinada en Sevilla; Ureña logra también un trofeo y Escribano lo pierde con la espada

ANDRÉS AMORÓS
SEVILLAActualizado:

Después de tantas tardes aburridas, una corrida apasionante: tres horas y ni un momento de aburrimiento. Antonio Ferrera y Paco Ureña cortan cada uno una oreja; Escribano la pierde por el descabello. Lo de Ferrera quedará para el recuerdo. «Vivir es ver volver», sentenció el maestro Azorín. Vuelven los toros de Victorino, con el interés y las dificultades de la casta brava (lo que echamos de menos habitualmente).

Ya había tenido tardes brillantes Antonio Ferrera con esta divisa, en Sevilla, pero la de hoy las supera. Ha estado parado casi dos años, por un percance. De aquel torero bullicioso y rápido de sus comienzos ha logrado convertirse en un lidiador clásico, con la ilusión de la lidia completa. El primero empuja, levanta al caballo hasta derribar: ¡por fin un tercio de picar auténtico! Dibuja Antonio verónicas de manos bajas, lentísimas, con el compás abierto. En banderillas, que comparte con Escribano (lo mismo harán en el segundo), el toro embiste como un tren. La primera serie es excelente, con derechazos templados; en la segunda, el toro se lo piensa; en la tercera, se para. Todavía insiste Ferrera, en chiqueros, valiente y con oficio, hasta asustar al público. Mata a la segunda y saluda.

Ferrera pasea una oreja de ley del cuarto toro de la A coronada
Ferrera pasea una oreja de ley del cuarto toro de la A coronada - Efe

La apoteosis llega en el cuarto, el más grande, «Platino», de 570 kilos, que sale tirando cornadas, con la cabeza como una devanadera. El diestro lo lidia adecuadamente. Llama a compartir banderillas con él a José Manuel Montoliu, de su cuadrilla. Es un bello gesto, ahora insólito. (Lo vi hacer alguna vez, si no recuerdo mal, a Antonio Bienvenida). Más significativo porque el 1 de mayo se cumplen los 25 años de la cornada mortal de Manuel Montoliu: en el mismo sitio banderillea su hijo, con mucho riesgo, y las palmas echan humo. En la muleta, el toro arrea muchísimo. Ferrera aguanta, en una porfía que parece de otra época. La gente tarda en entrar en la faena; hasta en Sevilla, ya no están acostumbrados a esta lidia clásica. Por la izquierda, el toro vuelve rapidísimo, como un huracán. Con mucho valor y mucho conocimiento, Ferrera va sacando muletazos emocionantes, por la derecha; y, al final, también por la izquierda, donde parecía imposible. Una faena –se decía antes– de torero macho, cuajado. Aunque sea con retraso, el público lo ha comprendido y asiste al final puesto en pie. Suena el aviso antes de coger la espada pero a nadie le importa. Logra la estocada y el toro tarda en caer: la presidenta sólo concede una oreja. Con todo respeto: yo hubiera dado las dos, de golpe, aunque el público actual no lo reclame tanto. Con «Platino», ha estado cumbre, como el mejor oro.

Paco Ureña se llevó un arreón del sexto
Paco Ureña se llevó un arreón del sexto - Efe

También vuelve a Sevilla, después de su gravísimo percance, Manuel Escribano. La mejor noticia: parece estar en plenas facultades. El segundo responde al tópico de las alimañas de Victorino: espera, embiste como una polvorilla, es incierto y fiero, busca, a la salida de los muletazos: ¡una prenda! Manuel aguanta mucho, demuestra su oficio y estar bien preparado. A muchos, este toro les hubiera desbordado. El quinto es otra cosa, aunque levante al caballo y embista pegajoso. Se la juega sin cuento Escribano, en su par al quiebro en tablas, saliendo del estribo. En la muleta, el toro humilla mucho, embiste casi dormidito y el diestro lo aprovecha en series por los dos lados, con el mérito técnico de obligarle mucho, alargando la embestida. Solamente por el descabello pierde la merecida oreja.

Ferrrera tuvo el detalle de compartir banderillas con Montoliu en un emotivo tercio
Ferrrera tuvo el detalle de compartir banderillas con Montoliu en un emotivo tercio - Raúl Doblado

El tercero se llama «Vencejo»: ¿sabía Victorino, al darle ese nombre, que iba a lidiarse en Sevilla? Este «Vencejo» embiste con nobleza y Ureña logra muletazos de buen gusto, rematados con una estocada: una oreja. En el último, más complicado, la faena es desigual y sufre un puntazo en el muslo.

Recuerdo al maestro Antonio Burgos: aquí, los vencejos «son tan sevillanos que, todos los años, toman los dos abonos, el de la Semana Santa y el de los toros; como buenos aficionados prácticos, bajan la mano de sus alas hasta el mismísimo albero…» También recuerdo a Unamuno: «Han vuelto los vencejos,/ que lo eterno es lo sencillo./ Las cosas naturales vuelven siempre». Como siempre vuelve –pienso yo– la emoción de ver toros bravos y toreros valientes, en esta preciosa Plaza.

ABC.ES
SEVILLAActualizado:
Actualizar

Sexto toro

Sale el último de la tarde, número 8, Margarito, cárdeno, de 544 kilos. Un tío este victorino, con expresión de seriedad. Se descalza Paco Ureña en la faena de muleta, pero este toro resulta más deslucido y, para colmo, prende por la taleguilla de la pierna izquierda al murciano. Pinchazo, otro pinchazo hondo bajo, pinchazo, otro pinchazo bajo y cuatro descabellos. Palmas.

Quinto toro

Sale el quinto, número 92, Mudéjar, cárdeno, de 529 kilos. Apunta condiciones este toro en el capote, en el que Escribano arriesga en un desigual tercio de banderillas. Continúa la calidad del victorino en la muleta del sevillano, que, tras el calvario sufrido por la brutal cornada del pasado año, se va confiando con este excelente toro. Humilla y embiste con lentitud, con mucha fijeza, el guapo Mudéjar.Faena con momentos buenos y despaciosos, por abajo, con una última serie diestra de mucho temple y el sentido y torero broche por bajo. Estocada caída y tres descabellos que se llevan el premio. Saludos.

Cuarto toro

Sale el cuarto, número 13, Platino, negro entrepelao, de 570 kilos. Empuja mucho en el peto y derriba de modo espectacular al varilarguero. Ferrera lidia superior a este toro, con un lance eternísimo, una gozada. Invita luego a compartir banderillas a Montoliu, que coloca un par tremendo y a punto está de ser cogido. Emocionantísimo tercio, que acaba con el brindis al cielo de los toreros en el 25 aniversario del padre. Silencio sepulcral en el prólogo de faena. Expectación por un toro que transmite con casta y muyu fiero, duro y correoso, un toro con todas las letras, y un matador entregado y sabio especialista en estas lides, un torero también con todas las letras. Se palpa el peligro mientras se libra una ardua batalla. Enorme Ferrera, que cuando la labor ya ha traspasado su ecuador, hace que suene la música (antes debió ser). Muletazos meritísimos, todo corazón y también inteligencia, combinando alguno con relajo en las postrimerías. Suena un aviso antes de entrar a matar. Estocada trasera. Oreja con petición de la segunda. ¡Era de dos!

Tercer toro

Sale el tercero, número 82, Vencejo, cárdeno bragao, de 565 kilos. Turno de Paco Ureña, que cuaja un gran saludo a la verónica. Brinda al público y entiende bien a sete buen victorino. Faena a más de Ureña, que en el broche cuaja una serie superior, con hondura y pureza. Justo cuando se va a por la espada, la banda comienza a tocar... Remata de una estocada y corta una oreja.

Segundo toro

Escribano se marcha a la puerta de chiqueros a recibir al segundo, número 73, Migrañito, cárdeno, de 542 kilos. El toro se para en la misma puerta de chiqueros y el de Gerena aguanta el trago. Momentos de tensión, bien resueltos. La tensión continúa ya erguido, con el toro apretando pero metiendo la cara. Ahora es Escribano el que comparte rehiletes con Ferrera. Tiene peligro este toro y no le pone las cosas nada fáciles al sevillano, que mata regular. Silencio.

Segundo toro
Segundo toro

Primer toro

Sale el primero, número 103, Escusano, cárdeno, de 504 kilos, que empuja y derriba de modo espectacular al picador. Antonio Ferrera cuaja un fenomenal quite a la verónica, arrebatado, sentido, enganchado delante el toro y llevando cosido el hocico a las telas. El toro embiste con muy buen son. Concluye un buen tercio de varas a cargo de José María González. Escribano se templa por Chicuelo en su turno de quites antes de compartir banderillas con Ferrera, que arriesga una barbaridad en un par por los adentros. El extremeño brinda al público y, sin probaturas, se planta a torear sobre la diestra, con el toro acudiendo con emoción a la muleta, siempre puesta y dispuesta. Otra más, con el victorino más cortito, y un pase de pecho enorme. Molesta Eolo en los medios. Ferrera se lo lleva al tercio. El toro se queda sin fondo y raza. Y el matador, con un par y casta, «embiste» al victorino frente a los pitones. Estupenda actuación del torero. Lástima que pinche en el primer encuentro. Deja luego una estocada desprendida. Saludos.

Primer toro
Primer toro - Toromedia

Paseíllo

Con casi lleno, hacen el paseíllo Antonio Ferrera, de turquesa y oro; Manuel Escribano, de nazareno y oro, y Paco Ureña, de caña y oro. La afición obliga a saludar con una estruendosa ovación a Escribano, que comparte las palmas con sus compañeros.

Cobradiezmos

Así vive Cobradiezmos, el Maradona del campo bravo. Ya tiene 12 novias y siete hijos...

Cobradiezmos, en las Tiesas de Santa María
Cobradiezmos, en las Tiesas de Santa María

Sorteo

Esta mañana se sortearon los toros que se lidiarán esta tarde y cuyos pesos oscilan de los 504 a los 570 kilos.

Cartel

¡Buenas tardes! Bienvenidos a la cuarta corrida de la Feria de Abril de Sevilla. Cartel de mucha expectación con el regreso de Victorino Martín a la Maestranza tras el indulto de Cobradiezmos. Darán cuenta de la corrida Antonio Ferrera, Manuel Escribano y Antonio Ferrera.

ABC.ES
SEVILLAActualizado:

Victorino Martín regresa esta tarde a la Maestranza tras su histórico indulto del pasado año, con un «Cobradiezmos» del que aún se habla sin parar en Sevilla [así es la vida ahora de este famoso toro al que se le perdonó la vida]. En el cartel: Antonio Ferrera, Manuel Escribano (el autor del indulto) y Paco Ureña.

Este es el orden de lidia tras el sorteo realizado esta mañana:

1º Número 103. Escusano. Cárdeno. 504 kilos. 02/2013

2º Número 73. Migrañito. Cárdeno. 542 kilos. 02/2013

3º Número 82. Vencejo. Cárdeno bragao. 565 kilos. 01/2013

4º Número 13. Platino. Negro entrepelao. 570 kilos. 12/2012

5º Número 92 . Mudéjar. Cárdeno. 529 kilos. 02/2013

6º Número 8. Margarito. Cárdeno. 544 kilos. 03/2012

Los sobreros son:

1º Número 11. Correlindes. Cárdeno. 506 kilos. 12/2012 (Victorino Martín)

2º Número 7. Paraguayo. Negro. 576 kilos. 10/2012 (Santa Ana)