Diosleguarde sale a hombros en la Feria de Gijón

Rafael González corta una oreja en la variada novillada de Zacarías Moreno

GijónActualizado:

Se equivocan los que ignoran la afición taurina de Asturias. Ramón Pérez de Ayala es uno de los mayores defensores de la tauromaquia. La Feria taurina de Begoña es el centro de las fiestas de Gijón; gracias a la certera gestión de los Zúñiga, padre e hijo, es una de las más atractivas Ferias del Norte. Cumple ahora sus 130 años el bonito coso del Bibio. La Feria consta de seis festejos. Está bien que se abra con una novillada: reses de Zacarías Moreno, de juego variado.

Rafael González llegó a la final en el certamen de Las Ventas; destaca por su arrojo. Aprovecha la bondad del primero para ligar series de valor impávido, mata bien: oreja. En el cuarto, se entrega pero prolonga y no redondea el triunfo.

Francisco de Manuel triunfó en Madrid y Pamplona, con ambición y entrega. En el segundo, banderillea lucido pero el novillo se raja pronto; en tablas, le saca algún muletazo y mata muy bien. También banderillea al quinto, muestra capacidad y firmeza: pierde la oreja por un pinchazo.

Veo por primera vez a Manuel Diosleguarde (de ese pueblo salmantino). Se gana al público con variedad y pinturería, en el tercero; sufre una voltereta; su inexperiencia se nota al matar.

Este sábado, el Bibio vivirá una tarde apasionante con la despedida de Padilla, la estética de Morante y el gancho de Roca Rey. Aunque algunos lo ignoren, Gijón sigue siendo taurina. En la última faena muestra gran soltura con capote y muleta. Se entrega al matar, saliendo volteado: dos orejas y puerta grande.